Michael Robinson durante una presentación en Movistar +

Los últimos días de Robinson: Sin apenas sufrir y diciendo adiós en su lugar favorito

El comentarista ha fallecido tras una larga lucha, siempre rodeado de los suyos

La pérdida de Michael Robinson ha conmocionado a toda España, ya que uno de los rostros más importantes y más populares de los últimos años nos ha dejado con tan solo 61 años después de una larga lucha contra el cáncer.

Pese a esta larga lucha, Robinson  no ha dejado de trabajar en ningún momento, siguiendo comentando partidos de fútbol junto a sus inseparables Carlos Martínez y Julio Maldonado 'Maldini'. Precisamente estos, que han compartido miles de anécdotas con él, le han querido rendir un bonito homenaje ne las redes sociales.

El propio Maldini  ha comentado a 'Marca' una de las últimas conversaciones que tuvo con él a través del WhatssApp. «Estoy que no sé que me pasa, estoy mal, hasta me parece que el Atlético ha ganado en Anfield», le escribió Robinson  a 'Maldini' después del encuentro de Champions League en el que el Liverpool cayó eliminado a manos del Atético de Madrid.

Un melanoma avanzado con metástasis es el que se ha llevado hoy la vida a uno de los comentaristas más queridos de nuestro país. Robinson llegó en el año 1987 a España para jugar en Osasuna. Desde entonces no se ha movido de nuestro país, convirtiéndose en uno de los mejores comentaristas y expertos deportivos del país.

Hacía tiempo que casi todo el entorno de Michael Robinson ya conocía el diagnóstico terrible que anunciaba el fin de la batalla contra el cáncer debido a la metástasis. Un amigo de confianza de la familia ha recordado con gran tristeza a 'Informalia' que a la familia le comunicaron que tenía metástasis en el cerebro, en varios sitios.

Michael Robinson no sufrió

Según relata el entorno del ex futbolista, pese a esta metástasis, Michael no sufrió, ni pasó dolores, prueba de ello es que estuvo trabajando hasta el último día en que pudo, y no lo frenó su enfermedad, sino el coronavirus que aplazó todas las competiciones deportivas.

Su último partido fue en Anfield, la que fue su casa durante varios años. En aquel partido el Atlético de Madrid se impuso al Liverpool, equipo del que Robinson es hincha. Con el corazón dividido, Michael Robinson se despidió con un sabor agridulce de ese partido, puesto que un equipo español lograba pasar a la siguiente ronda de la Champions League, pero el equipo de sus amores se quedaba eliminado.

Sin saberlo, ese fue el último partido europeo que se ha visto, a causa del parón, pero también ha sido el último partido que ha comentado Robinson. Por fortuna, el comentarista no ha sufrido ni ha sentido dolor según han comunicado varias fuentes a varios medios. 

El ex futbolista se ha despedido haciendo lo que más le apasionaba, el fútbol. Durante su vida y, especialmente en la lucha contra el cáncer, su esposa y sus dos hijos han sido sus grandes apoyos.