ÚLTIMA HORA

Pedro Sánchez abandona rueda de prensa por amenza militar
Svetlana Orlova, víctima de violencia de género, y su agresor, Ricardo Navarro, en 'El diario de Patricia'

El otro caso de violencia de género en 'El diario de Patricia' que acabó mal

El programa concertó una petición de matrimonio en directo aunque Ricardo Navarro tenía una orden de alejamiento

La denuncia de malos tratos por parte de Rocío Carrasco en horario de máxima audiencia ha ayudado a visibilizar la realidad cotidiana de muchas mujeres en España. Según las estadísticas, una de cada tres mujeres sufre algún tipo de violencia de género, una realidad muy presente en nuestro país pero muchas veces silenciada.

Sin embargo, el caso de Rocío Carrasco no es el primero en el que se unen violencia de género y televisión. Y no siempre ha acabado bien. En la memoria de todos está Ana Orantes, la mujer que en 1997 denunció los malos tratos de su marido en televisión y días después fue brutalmente asesinada.

El caso más reciente es el de Svetlana Orlova, una chica de 30 años que fue víctima de una encerrona en «El diario de Patricia». Este caso fue muy polémico, porque su maltratador le pidió matrimonio delante de todos y ella, visiblemente asustada, dijo que no. Cinco días después, él cobró su venganza y la degolló en su portal.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

La trágica historia de Svetlana comenzó el 14 de noviembre de 2007. Había sido invitada al popular programa de televisión «El diario de Patricia», de Antena 3, donde era habitual que los invitados recibieran la sorpresa de alguien que quería decirles algo. Seguramente ella misma lo sospechara, pero al verle quedó petrificada.

Apenas quince días antes, Ricardo Navarro había sido condenado a 11 meses de cárcel y una orden de alejamiento por un delito de maltrato. Pero nadie se molestó en comprobar sus antecedentes. El todo por la audiencia se impuso en este caso, y el programa permitió a Ricardo someter a su ex pareja Svetlana a una pedida de mano ante toda España.

De hecho, Ricardo no escondió su verdadera personalidad y reconoció en directo que era «un poco celoso» y que agobiaba a Svetlana «siguiéndola, yendo detrás de ella, vigilándola en un momento dado». En aquellos momentos, este tipo de situaciones estaban menos visibilizadas y a nadie se le encendió la alarma.

Ricardo explicó a la presentadora, Patricia Gaztañaga, que le había fallado a su ex pareja porque pidió un préstamos que no había podido pagar. «¿Es verdad lo que dice?», le pregunta Patricia a Svetlana, y esta, con una sonrisa irónica responde: «Lo del préstamo sí, pero hay otras cosas, le dejé por muchas más cosas».

Svetlana reconoce ante toda España que los celos son una de las causas, pero se la ve retraída. No quiere hablar más. Entonces aparece en el plató su maltratador, Ricardo, y le suelta el discurso: «Tú me dijiste que la vida es solo una y yo la quiero vivir contigo». Se pone de rodillas y saca el anillo ante la exclamación del público: «Lo eres todo para mi, sin ti no hay nada, acéptalo». 

Ella no dice nada, está paralizada, entre la vergüenza y el miedo. La presentadora mete presión: «¡Svetlana, pero dí algo!». Finalmente saca fuerzas, y responde con un «no»: no quiere casarse con él ni tener una relación. Patricia concluye: «Se ha acabado». Ricardo, decepcionado, da un golpe de cabeza, se levanta y se sienta al lado de Svetlana.

El programa sigue, con los dos sentados uno al lado del otro. Cinco días después, el 19 de noviembre, Ricardo Navarro fue a buscarla a su casa, en Alicante, y enfrente de su portal la degolló sin miramientos. Era la víctima número 70 de violencia machista ese año en España, pero su caso cambió la forma de tratar esas situaciones en televisión.

Una relación tormentosa

Svetlana Orlova y Ricardo Navarro tuvieron una relación sentimental conflictiva, hasta el punto que en marzo de ese mismo año ella le había denunciado por robarle unos documentos e impedirle salir de casa. Como suele suceder en estos casos, ella le perdonó, retiró la denuncia y volvió a vivir con él. 

En octubre, ella decidió poner punto y final a la relación, momento en el que él decidió quemar el último cartucho y pedirle matrimonio en horario de máxima audiencia. Dos años después del crimen, la Audiencia de Alicante le condenó a 21 años de cárcel. La fiscal Susana Gisbert no tiene ninguna duda: «Aquel caso marcó un antes y un después».

La fiscal considera que lo pasó en aquel programa, en 2007, fue «una imprudencia». Pero por raro que parezca, en aquellos momentos la sociedad española no estaba tan sensibilizada con los casos de violencia de género y las órdenes de alejamiento. La situación estuvo a punto incluso de hacer desaparecer el programa «El diario de Patricia».

'El diario de Patricia', un programa polémico

El Observatorio de la Mujer acusó al programa de estar incurriendo en «responsabilidad civil por daños en el derecho de imagen y del honor de las personas». Sin embargo, la productora se defendió. «Lo que hacemos cuando hay un conflicto de parejas es pasar un cuestionario muy específico a los dos, además de la entrevista que hace la redactora, y se pregunta si tienen causas pendientes o ha habido maltrato físico o psicológico».

La productora Boomerang reconoció que Svetlana no sabía que se encontraría con Ricardo en el plató, pero defendió que se habían seguido los protocolos. El programa siguió en antena 8 meses más. En 1999 pasó por el programa Mar Herrero, que fue asesinada por su ex pareja tras contar los malos tratos. En 2004, también en «El diario de Patricia», Ricardo pidió perdón a su pareja Teodora. Semanas más tarde, ella apareció muerta en el maletero del coche.