Susana Griso presentando su programa 'Espejo Público'

Susanna Griso se rompe en directo: 'Ha sido muy duro'

La presentadora de 'Espejo Público' ha sido testigo de un reencuentro entre madre e hijo en una residencia después de 3 meses sin verse

Después de tres meses aislados por culpa de la pandemia por coronavirus, los ancianos de las residencias han podido volver a reencontrarse con sus familiares poco a poco, eso sí, bajo intensas medidas de seguridad, hecho que han podido captar las cámaras de Espejo Público en directo, dejando clavada en la retina de los espectadores y en la de la propia presentadora, Susanna Griso, una imagen impactante y emocionante.

Susanna Griso se emociona

Concretamente, este jueves el programa asistía en directo en Paterna al encuentro entre Amapola y Alfonso, madre e hijo, que debido a la pandemia llevaban más de 3 meses sin poder verse ni abrazarse. Este centro de mayores había organizado unos encuentros entre familiares con las más estrictas medidas de higiene y seguridad, y entre otras cosas, había una lona de plástico entre cada familiar y cada anciano, algo que han bautizado como el ‘Arco de los abrazos’. Esta lona llevaba unos brazos de este mismo material incorporados, por lo que el visitante solo tenía que introducir sus brazos en él para poder tocar y abrazar con seguridad a su familiar.

Reencuentro entre dos familiares en una residencia de ancianos de Paterna
El reencuentro entre madre e hijo ha sido muy emocionante | Antena 3

Unos encuentros emocionantes que han provocado las lágrimas de los trabajadores de la residencia, que han estallado en un gran aplauso. Pero no solo los allí presentes se han emocionado, y es que ante una imagen que hace medio año nadie se podría haber imaginado, la propia Susanna Griso, que veía el encuentro desde plató, no ha podido ocultar su emoción y ha reconocido que ha vivido el momento «con la lagrimilla en el ojo». A su emoción se unía una colaboradora del programa, quien vivía con auténtica intensidad el momento, pues según ha confesado, amigas suyas y gente cercana había sufrido la pérdida de gente mayor que vivían en residencias.