ÚLTIMA HORA

Pedro Sánchez abandona rueda de prensa por amenza militar
Raquel Sánchez Silva y Mario Biondo sentados en un acto

Nuevo giro en el caso de Mario Biondo: Raquel Sánchez Silva sabe que alguien usó las claves

El día del fallecimiento del cámara italiano se detectaron dos dispositivos en el domicilio de la pareja

La familia de Mario Biondo está dispuesta a llegar hasta el final para descubrir la verdad del fallecimiento del cámara italiano.

El marido de la presentadora Raquel Sánchez Silva falleció en el domicilio que la pareja compartía en Madrid. Su cuerpo sin vida fue hallado en extrañas circunstancias, desnudo y colgado de una estantería, en el año 2013 y la investigación por un presunto asesinato sigue abierta tras ocho años.

Aunque la Justicia española archivó el caso en nuestro país tras apostar por la hipótesis del suicidio, la Fiscalía de Palermo continúa con la investigación después de concluir que había pruebas suficientes para valorar el homicidio con premeditación como causa real de la muerte.

Los nuevos detalles del caso Mario Biondo tras los informes presentados por la familia del italiano

En este nuevo contexto, la familia de Biondo presentó el pasado mes de octubre un recurso con dos informes periciales que han llevado al juez del caso a mantenerlo abierto tras observar la existencia de importantes «anomalías» en la tercera autopsia del cadáver, lo que abre la vía a una invalidación.

Uno de los informes fue realizado por el criminólogo y perito policial Óscar Tarruella, exmarido de Mónica Naranjo, y otro por un equipo de profesionales italianos.

Ambos comparten la hipótesis del asesinato y este último apunta a que Mario Biondo pudo haber sido estrangulado a manos de dos personas conocidas que se personaron en su domicilio, según ha reflejado el diario 'ABC' tras sacar a la luz algunos de los detalles de los documentos presentados ante el juez.

Esta hipótesis sostiene que dos personas llamaron a la casa que Raquel Sánchez Silva y Mario Biondo compartían en la calle Magdalena de Madrid. Ella no se encontraba en el domicilio, siendo el italiano el encargado de abrir la puerta a dos personas que, presuntamente, conocía.

Tras mantener una conversación, uno de ellos habría desconectado los cables del televisor y se habría acercado al italiano por la espalda para estrangular al cámara, que fue sorprendido en ese mismo instante.

«Mario debió tratar de resistirse, pero una segunda persona supuestamente pudo ayudar al primero a sofocar la respiración de Mario, usando probablemente el cojín que se halló posteriormente en el suelo», recoge el escrito publicado por 'ABC' dejando constancia del posible sufrimiento de Mario Biondo antes de morir.

Raquel Sánchez Silva podría ser crucial para cerrar el caso de Mario Biondo

El diario 'ABC' también ha sacado a la luz unos informes aportados al tribunal por la empresa Emme Team, experta en rastreo de direcciones IP y redes sociales.

La citada compañía descubrió que dos smartphones se conectaron en diferentes momentos del día desde la vivienda donde ocurrieron los hechos.

Pero lo que todavía es más importante: «una de las conexiones a internet se realizó desde la red Wifi de la casa, por lo que es evidente que era alguien que conocía las claves o se conectaba de forma habitual en la misma», recoge el diario 'ABC'.

Este informe supone un giro radical sobre el caso Mario Biondo, ya que podría estar apuntando al entorno más cercano del cámara.

En este sentido, Raquel Sánchez Silva podría ser crucial a la hora de ayudar en la investigación del caso, ya que puede ofrecer más pistas sobre las personas que podrían tener acceso a las claves del wifi del que fue su domicilio.

Sin embargo, esta nueva pista también aumenta la presión mediática sobre la presentadora de televisión. Su familia política le ha declarado la guerra y ella incluso se ha visto en la obligación de emprender acciones legales contra ellos por injurias y calumnias.

«Ni tenemos miedo a Raquel ni a sus demandas, nosotros vamos con la verdad por delante y no pararemos hasta demostrar que nuestro hijo no se suicidó, sino que fue asesinado», advertía hace unos meses la matriarca de la familia, Santina Biondo.