Nieves Herrero durante la emisión de su programa en los años '90 sobre el Caso Alcàsser

Nieves Herrero se sincera sobre la que ha sido su 'pesadilla', casi 30 años después

Nieves Herrero conducía un programa con mucha audiencia en los años '90 y tras dar cobertura al 'Caso Alcàsser' fue apartada de la televisión

Nieves Herrero pasó a la historia por ser una de las caras más conocidas del periodismo en España durante la época de los años ‘90. De hecho, era la cara conocida de uno de los programas que más audiencia atesoraba en su momento, el mítico ‘De tú a tú’. Pero hubo un programa que marcó un punto de inflexión en su carrera profesional, la cobertura que se le dio en su programa al caso de la desaparición de tres niñas en la localidad valenciana de Alcásser al inicio de los años ‘90. Ahora, casi 30 años después, ha concedido una entrevista y en ella explica cuál ha sido su peor ‘pesadilla’ a nivel laboral.

Herrero fue duramente criticada por el programa que hizo sobre el ‘Caso Alcàsser’ la misma noche de la aparición de los cuerpos de las niñas tras haber estado 75 días desaparecidas y mientras las familias de las tres menores trataban de dar voz a su causa, ya que pidieron ayuda a nivel nacional gracias a los medios de comunicación. El programa de Herrero aquel día tuvo muchas críticas por parte de la audiencia, que pese a tener unos niveles elevadísimos, creyeron que el producto que ofreció aquella noche ‘De tú a tú’ fue excesivo y se recreó en el dolor de aquellas familias destrozadas anímicamente.

Así, Nieves Herrero dejó los medios de comunicación y poco más se supo de ella a nivel de televisión. De hecho, en los últimos años se ha dedicado a escribir novelas y algunas de ellas han tenido un enorme éxito de crítica, como su última creación: ‘Lo que escondían sus ojos’, una novela ambientada en la época en la que Francisco Franco acababa de dar el golpe de estado en España y su cuñado se ocupaba de darle una base legal al país.

Herrero cuenta en la entrevista que se sigue sintiendo periodista, pero que le encanta la historia y está muy contenta con la novela que ha escrito. De hecho, ha manifestado que José Bono le llegó a decir que: «Me lo he leído pensando que iba a encontrar pegas y me ha encantado. Yo he conocido a Carmen Díez de Rivera y esto es así», ha manifestado al periodista de ‘El Mundo’.

También ha afirmado que sigue creyendo que Dios existe, pero que el ser humano parece que poco a poco lo está matando. Sobre la clave del éxito de sus novelas, ha manifestado que la duda es uno de sus máximos exponentes: «La duda es lo más humano. Y dudar nos puede hacer grandes, porque la duda te genera movimiento. Hay que estar un poco con los tiempos y hay que leer. Y si empezamos a negarlo todo, pues entonces apaga y vámonos».

Las palabras de Nieves Herrero sobre su peor pesadilla

Sobre la cobertura que le dio al ‘Caso Alcàsser’, que le reportó muchos problemas en el ámbito laboral, ha dicho que: «Todos tenemos una o varias pesadillas en la vida. Lo bueno de situaciones así es que el ser humano tiene una capacidad increíble para crecer. Y lo bueno de todo esto es saber aprender de los errores. Pero también la vida está llena de aciertos. Y yo siempre tengo esa tendencia a pensar en todo lo positivo que me ha pasado. La vida me ha dado muchísimo y he tenido la oportunidad de estar al lado de grandes personas sin necesidad de que sean grandes personajes», afirmaba a ‘El Mundo’.

También ha dicho que en más de una ocasión pidió al director del programa que lo detuviese, que ella no podía continuar, pero que no le hicieron caso. Pero alega haber aprendido hasta de los peores momentos: «Manuel Jiménez de Parga, que fue presidente del Tribunal Constitucional, me decía: en la vida siempre hay algo que te va a hacer crecer, que en ese momento tú lo ves como algo terrible y luego va a ser más interesante. Es bueno pisar tierra a veces, pues te puedes perder en los laureles que te dan. Es positivo comprobar que eres humano».

Así, Nieves Herrero ha dejado atrás uno de los capítulos más oscuros de su carrera, del que no había dicho prácticamente nada pese a crearse un escándalo en los años ‘90.