Álex Casademunt posa con su pareja Judit y su hija Laia

Las dos mujeres que lloran por Álex de OT: Laia, la madre de Bruna, y Judit, su pareja

Álex volvió a encontrar el amor junto a Judit años después de su separación con Laia, madre de su hija Bruna

«No puede ser, qué pena más grande». Así resumió en un mensaje el productor Josep Maria Mainat el dolor que siente toda España por la pérdida de Álex Casademunt, exconcursante de OT. El cantante y presentador de televisión tenía sólo 39 años y una hija pequeña, Bruna, fruto de la relación con su pareja Laia.

La vida sentimental de Álex nunca fue fácil. El catalán tuvo dos relaciones largas, pero ninguna de las dos acabó bien. Tras conocerse el embarazo de Laia en 2017, su relación se acabó por los supuestos escarceos de él con una actriz porno.

Pero durante un tiempo, Álex fue muy feliz al lado de Laia, una joven de 23 años con la que el cantante creía haber encontrado la estabilidad por fin. El cantante venía de una dolorosa ruptura con la presentadora de televisión Rocío Muñoz, con la que se iba a casar y a la que finalmente dejó por una infidelidad.

logo Instagram¡Síguenos en Instagram! 📸 Las fotos y tus notícias preferidas en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

El artista recuperó la ilusión junto a Laia. Llevaban menos de un año viviendo juntos cuando recibieron la mejor noticia: iban a ser papás. El embarazo les pilló por sorpresa, pero los dos se mostraron muy ilusionados ante la futura paternidad. El grito de Álex en redes sociales lo decía todo: «Voy a ser padre, es el momento de cambiar».

Sin embargo, la cosa no funcionó. La relación entre ambos se fue deteriorando hasta que ella descubrió unos supuestos mensajes de Álex con una actriz porno a través de WhatsApp. «Los últimos meses de relación fueron muy malos, Laia sospechaba algo», explicó una amiga cercana de la pareja. 

A pesar de la alegría por la inminente llegada de la pequeña Bruna, Álex y Laia no pasaban por su mejor momento. Según desveló esta amiga cercana, Laia sospechaba que su novio mantenía conversaciones con terceras personas ajenas a la relación, y ese fue el detonante para poner punto y final a la relación.

A pesar de la ruptura, ambos mantuvieron una relación cordial por el bien de la pequeña Bruna, a la que su padre estaba muy unido. El «triunfito» solía colgar fotos con su hija en sus redes, mostrándose como un padre orgulloso y muy próximo a la pequeña. Incluso la llevaba tatuada en su piel, con su fecha de nacimiento.

Álex Casademunt volvía a estar ilusionado

La vida de Álex Casademunt estuvo marcada por el éxito y la tragedia. Obtuvo la fama gracias a su paso por Operación Triunfo, el concurso de talentos más exitoso de la historia de la televisión en España. Luego se labró una prometedora carrera como cantante, tanto con el grupo Fórmula Abierta, como en solitario. También se hizo muy popular presentando y participando en programas de gran audiencia en televisión. 

En paralelo mostró su lado más rebelde y problemático, con varios escándalos como una sonada pelea en una discoteca en 2017. Después de peleas, juergas y rupturas amorosas, Álex volvió a encontrar la estabilidad alejado de las cámaras. Estaba muy ilusionado con su nuevo proyecto, una marca de calcetines llamada Sonsocks.

Álex fue cofundador de la marca junto a la que era su pareja actual, Judit Puig, con la que también se había dejado ver en varias publicaciones en Instagram. Su pareja Judit, su hija Bruna y los proyectos empresariales eran la nueva ilusión de Álex Casademunt, unos sueños truncados por un trágico accidente de coche