Kiko Rivera apretando la boca en el plató del especial 'Cantora. La herencia envenenada'

La confesión de Kiko Rivera sobre lo sucedido a los 2 años que nos deja en shock

El hijo de Isabel Pantoja ha dejado en serios problemas a su madre con sus palabras

Isabel Pantoja y Kiko Rivera siempre habían mantenido de cara al público una magnífica relación como madre e hijo. Sin embargo, de forma inesperada, esa se ha roto por completo. Y todo porque el dj ha descubierto acciones de la tonadillera que desconocía. En concreto, acciones referentes a la herencia de Paquirri, marido de ella y padre de él.

El sentirse engañado durante toda su vida es lo que ha llevado al joven a distanciarse de su progenitora. Y también a dar a conocer a todo el mundo las argucias económicas de la cantante. Para eso, para explicarlas detenidamente ha participado en el programa especial que anoche emitió Telecinco. Un programa que llevó por título 'Cantora. La herencia envenenada'.

logo TwitterNUEVO Y GRATIS: Las noticias que a ti te gustan, ahora también en Twitter. No esperes más, pincha ahora aquí y síguenos ya. ¡TE ESPERAMOS!

Espacio ese en el que también habló de los supuestos objetos personales robados de su padre. Sin embargo, lo más impactante fue descubrir las acciones que durante este tiempo ha estado realizando Isabel Pantoja a espaldas de su hijo. Acciones que comenzaron cuando él tenía solo 2 años.

Todo comenzó en 1986

Con una carpeta llena de documentos para demostrar lo que iba a contar se presentó anoche en el plató Kiko Rivera. Y de esa manera empezó a explicar que todo se remonta al año 1986, cuando él contaba con 2 años.

En ese momento, ha expuesto: «Voy a hablar de una empresa que se llama Cantora S.A. Para esa empresa, ese año mi madre pide una hipoteca de 50 millones de pesetas de la época».

Tras desvelar esa situación, el dj ha querido dejar claro que en ese momento «Cantora todavía no era de nadie. Se supone que mi padre me dejó a mí el 100%, pero no se había hecho efectiva la repartición entonces. Mi madre en ese momento estaba pidiendo dinero poniendo como aval un bien que no era suyo, algo que moralmente es muy reprobable hacérselo a un hijo».

Isabel Pantoja y su hijo Kiko Rivera vestidos de negro en un funeral
Isabel Pantoja hipotecó a su hijo cuando tenía solo 2 años | GTRES

Los 'tejemanejes' económicos de Isabel Pantoja

Después de dar a conocer ese dato, Kiko Rivera siguió explicando cómo ha actuado la tonadillera desde entonces. Así, reconoció que dos años más tarde de lo sucedido,su madre volvió a realizar otra acción económica relacionada con la citada finca. Y lo explicó diciendo: «En ese momento, Cantora son nueve fincas, pero como 50 millones de pesetas parece ser que a mi madre no le eran suficientes, en 1988 vuelve a pedir, poniendo Cantora, 35 millones de pesetas más. Que son, en total, 85 millones de pesetas en dos años».

En ese momento, el dj dio un saltó hasta el 2002. Y es que en ese año, en el que él ya tenía 18 años, su madre acabó de pagar los citados 85 millones de pesetas. No obstante, volvió a rehipotecar la finca por 2.700.000 euros. Y lo hizo en este caso con una nueva empresa, Pantomar, y con el apoyo de su hermano Agustín Pantoja y de Ramón Calderón. Un hombre este que, al parecer, era quien debía velar por los intereses de Kiko en relación a la herencia de su padre.

Tras explicar esto, el joven se mostró muy rotundo en sus palabras y optó por hacer un resumen de lo que había contado. Un resumen duro, a la par que contundente: «Mi madre me ha tenido hipotecado desde que tengo dos años». Y a eso añadió: «Aunque yo no soy deudor, mi madre ha estado beneficiándose de un bien que era mío. De una finca que cuando mi padre murió era un conjunto de 9 fincas y de las que ahora solo hay 6. ¿Dónde están las otras tres?».

Asimismo expuso: «No sé si es legal, pero es la bomba. Si yo no existiese, mi madre no tendría absolutamente nada».

La 'división' de Cantora

Desde que saliera a la luz el enfrentamiento entre madre e hijo, se ha especulado mucho con los porcentajes en los que está dividida la finca. Así, aunque Paquirri se la dejó por completo a su hijo, en la actualidad Isabel es la máxima propietaria de la misma.

En ese sentido, ha explicado que ese 'reparto' se produjo en 1988. Ese año es cuando «a mi madre le dan el 52 % y el 47 % a mí. Por lo tanto, todo lo que se ha hecho tiempo atrás, ¿con qué permiso se hace? Aparte de no cumplir con la voluntad de tu marido, que es mi padre».

De esta manera, Kiko Rivera dejó muy clara la situación con la que se ha topado y que le ha llevado a romper relaciones con su progenitora. Una situación que ha expuesto que va a llevar ante la justicia para que Isabel Pantoja, Agustín Pantoja y Ramón Calderón den las explicaciones pertinentes.