Kiko Matamoros, vuelve a cargar desde el hospital contra Anita: ‘tiene que respetarme’

El colaborador ha defendido a su novia de los ataques de su hija Anita

Kiko Matamoros y su pareja Marta López saliendo del hospital el 29 de julio de 2020)
Kiko Matamoros defiende a su novia de las acusaciones de su hija Anita | España Diario

Kiko Matamoros está harto y ha estallado. Está viviendo unos días de lo más convulsos, en los que ha sido operado de una intervención para extirpar la vejiga, que se complicó dos días después convirtiéndose en una pancreatitis, por la que tuvo que volver a ser hospitalizado. En estos duros momentos, su hija Anita no ha estado a su lado ni ha ido a visitarle al hospital, pues tal y como él mismo reconoció, hace meses que la relación con su hija es nula.

Pero las cosas han ido a peor después de salir unas informaciones que acusaban a la novia de Matamoros, Marta López, de estar obsesionada con su hija, algo que el tertuliano no piensa tolerar. Es por eso que el tertuliano ha salido en defensa de su pareja y ha entrado en directo en ‘Sálvame’ para desmentir firmemente tal acusación, reconociendo que no hay ninguna guerra entre dos bandos y que sería su hija la que estaría torpedeando su vida personal: 

«Le he dicho que como padre hay actitudes que no voy a bendecir, cosas que no le voy a consentir, esta reacción es injusta y se lo he dicho, pero si se obceca… yo lo que he decidido es dejar que el tiempo pase y a ver si de una puñetera vez reacciona y se da cuenta de que esto no tiene ni pies ni cabeza».

Kiko Matamoros le para los pies a su hija

Además, ha querido dejar claro que él quiere hacer su vida, y que su hija tendrá que aceptar a la persona con quien esté: «Es mi hija y tiene que respetarme. Sería un mal ejemplo de educación que le permitiera a mi hija que fuera tratando a la gente a patadas, no se lo no se lo voy a permitir a nadie y menos a un hijo mío, por su bien».

Además, el colaborador reconoce no entender nada pues su hija Anita y su novia habían coincidido en el hospital el año pasado y no había pasado absolutamente nada: «Anita estuvo correctísima y de la noche a la mañana se produce esto. Te lo juro por lo más sagrado, no hemos entendido nada». Y finalmente ha dado la estocada final a su hija: «No le voy a consentir a un chaval de 20 años que interfiera en mi vida, además de forma tan injusta».

 

Comentarios

envía el comentario