Joaquín Prat, con camisa y chaqueta gris, presentando 'Cuatro al día'

Joaquín Prat confiesa el drama que ha vivido en silencio: 'He llorado mucho'

El presentador de 'Cuatro al día' sorprende a la audiencia con su testimonio en primera persona

Si hay algo que caracteriza a Joaquín Prat es que nunca se calla lo que piensa. Han sido numerosas las veces que el presentador de 'Cuatro al día' ha mostrado su opinión sobre ciertos aspectos hablando abiertamente y sin tapujos. Siempre desde el respeto, Prat no ha dudado en pronunciarse en todos los temas de actualidad tanto desde su programa en Cuatro como su posición de colaborador en 'El programa de Ana Rosa'.

La crisis sanitaria por la que estamos pasando debido a la pandemia del Covid-19 está siendo una etapa muy complicada para todos. Las restricciones, el hartazgo de ver qué el virus se resiste a abandonarnos, la lucha diaria de los enfermos y equipo sanitario así como la actitud irresponsable de unos pocos, comienzan a pasar factura y Joaquín Prat ha hecho balance de todo ello desde 'Cuatro al día'.

«He llorado mucho»

El coronavirus provoca sentimientos encontrados. Por un lado se piden medidas más estrictas para evitar los contagios y por otro lamentamos no poder abrazar a los nuestros. Una situación complicada que nos llena los días de altibajos emocionales y que Joaquín Prat ha querido compartir con los espectadores de su programa. Es de agradecer que rostros conocidos opinen sin tapujos sobre cómo están viviendo la pandemia haciendo que sus experiencias sean compartidas por parte de la población.

logo Instagram¡Síguenos en Instagram! 📸 Las fotos y tus notícias preferidas en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

La pandemia está dejando huellas importantes y el presentador no ha dudado en compartir con su audiencia este difícil momento por el que atravesamos. Estar al frente de un programa de actualidad donde se trata la última hora del coronavirus y asistir a testimonios que encogen el corazón, hacen que Joaquín Prat intente desconectar de todo cuando llega a casa: «Colecciono todos los corchos de todas las botellas de vino que descorché al llegar a casa durante las peores semanas del confinamiento» comenzaba explicando.

Es inevitable para él que las noticias y los testimonios de las personas afectadas por el coronavirus no lleguen a afectarle hasta el punto de provocarle las lágrimas: «He llorado más en 'Cuatro al día' que en toda mi carrera. Por tristeza y por rabia, pero también por cosas buenas como algunos reencuentros» confesaba.

Desde su puesto como presentador de 'Cuatro al día', Joaquín da la oportunidad a diversas opiniones incluso a aquellas que niegan la existencia del virus. Algo que le provocó más de una crítica en las redes sociales por dar voz a esta clase de personas: «Intenté de corazón que uno me diese argumentos, le dejé hablar durante cinco minutos y lo único que hizo fue atacar a los medios. Lo despedí con un hasta nunca y me costó insultos de todo tipo y amenazas en redes sociales. Algo nada agradable» contaba en directo.

El respeto ante todo

Joaquín Prat lleva en las venas la profesión. Hijo de uno de los famosos presentadores de nuestro país con el que comparte nombre y apellidos, su profesionalidad no se puede cuestionar. Siempre sincero y respetuoso, Joaquín Prat ha bebido desde pequeño cómo llegar a ser un buen profesional siempre manteniendo en el recuerdo la imagen de su padre.

«Lo que más intento imitar de él fue su actitud ante la vida. Pies en la tierra siempre, respeto a todo el mundo y las alabanzas y los comentarios positivos mejor si te entran por aquí y te salen por allá» explicaba Joaquín Prat en una entrevista para la revista 'Lecturas'. Si hay algo que lamenta es haberse comportado como un «niñato bastante estúpido» cuando tenía 19 años y no haber podido disfrutar con su padre de algunos momentos especiales.

Ahora, intenta que todo lo vivido con su progenitor sea compartido con su hijo de 5 años: «Hago con él todas esas cosas que no pude hacer con mi padre. Vamos a la montaña, pasamos todo el día con la moto, jugamos al rugby. Ahora estoy en la televisión entre semana de once de la mañana a nueve de la noche. Pero los fines de semana lo dedico plenamente a mi familia. Igual que hizo mi padre» confesaba.