Adara Molinero junto con su madre Elena Rodríguez

Brutal: La madre de Adara cuenta lo que nunca había dicho a cambio de mucho dinero

Elena Rodríguez se ha confesado mediante una exclusiva en una revista

La edición de 'Supervivientes 2020' a parte de ser una de las más extremas que se recuerdan, también ha servido de trampolín mediático para muchos concursantes, como en este caso es  Elena Rodríguez, que ya ha dejado atrás el rol de 'madre de Adara', para ser ella, tal cual es.

Durante el 'reality', la superviviente se ha dado a conocer cada vez más, tanto que ahora se ha convertido en uno de los personajes más buscados por los medios tras contar todas sus miserias en la isla. El pasado de Elena  no ha sido nada fácil, la madre de Adara ha sufrido mucho.

Durante el concurso,  Elena Rodríguez ya apuntó que con su exnovio había vivido una relación tóxica que la había marcado no solo a ella, sino a sus hijos. En el puente de las emociones, la superviviente confesó que incluso llegó a ser maltratada.

«La Guardia Civil vino a mi casa, me fui con mi hija al médico y conté lo que había pasado, que aquel señor dio una bofetada a su hijo y otra a mi hija», ha explicado Elena  en la revista 'Lecturas'.

Elena cuenta todas sus desgracias

La exclusiva en la revista y sus visitas al plató harán aumentar el caché de Elena, que aprovechará estas desgracias que ha tenido que vivir junto a su hija para hacer caja, algo que en cualquier caso es muy lícito, ya que es su manera de redimirse por todo lo mal que lo ha pasado y por todo el sufrimiento que tuvo que pasar. La superviviente está ganando mucho dinero tras su paso por el concurso.

Lo cierto es que Elena  se vino abajo cuando confesó todo este tormento en 'Supervivientes' en el famoso puente. Incluso necesitó el abrazo de Lara Álvarez que tampoco pudo contenerse.

Ahora, la madre de Adara, ha aprovechado su tirón mediático para confesarlo todo en la revista 'Lecturas', donde además ha explicado algo muy escalofriante. «Yo era una niña y tenía hijos pequeños. Vivía con miedo y cuando a lo largo de tu vida eso ha estado siempre presente, acabas perdonando. Lo normalizas», se ha sincerado Elena, llegando a reconocer que ya veía normal recibir malos tratos, una confesión horrible.