Belén Esteban en el plató de 'Sábado deluxe'

El detalle de Belén Esteban en Sálvame por el que se piensa que espera un bebé

La 'princesa del pueblo' ha afirmado abiertamente que quiere tener otro hijo, y el último detalle dispara todas las alarmas

No es ningún secreto que la ‘princesa del pueblo’ quiere volver a ser madre  con su actual pareja, Miguel Marcos, con quien se casó el año pasado. Es algo que ella ha dicho en público más de una vez y que de hecho estaría intentado desde que su marido volviera a casa luego de pasar el confinamiento separados debido a su trabajo, ya que él es conductor de ambulancias y quería evitar riesgos de contagiar a su mujer de coronavirus, que pertenece al grupo de riesgo por padecer diabetes.

Además, a Miguel Marcos le encantaría tener un hijo, ya que a diferencia de Belén Esteban, que ya tiene otra hija fruto de su relación con Jesulín de ubrique, él no tiene ninguno. Así que la colaboradora de ‘Sálvame’ estaría intentando quedarse embarazada, pues es ahora o nunca, ya que se va acercando a los 50, una edad en que puede resultar muy difícil quedarse embarazada.

Belén vomita la cena

‘Sálvame’ siempre está pendiente de la mínima señal  que pueda dar la colaboradora sobre un posible embarazo, y el último detalle de Belén Esteban ha disparado todas las alarmas.

Todo sucedió el viernes pasado, en el espacio la ‘Última cena’, un formato que han ideado desde Telecinco para alargar ‘Sálvame’ y seguir retroalimentando las tramas de los colaboradores de la cadena. Pues lo que pasó dicha noche es que la ‘princesa del pueblo’  vomitó la cena que prepararon Chelo García Cortés  y María Patiño, según ella porque la pasta estaba cruda y no se podía comer. 

Su incipiente barriga podría ser también un indicativo del estado de buena esperanza de la colaboradora, aunque a decir verdad, Belén siempre ha tenido un poco de barriga, por lo que eso no determinaría nada.

A juzgar por lo que dicho la colaboradora respecto a este tema, parece que por ahora no está embarazada, pues los vómitos de la cena estarían motivados por  la mala cocción de la pasta, y no por estar esperando un bebé.