Imagen promocional de Alberto Chicote en 'Pesadilla en la cocina'

Chicote no se corta un pelo y estalla contra el Gobierno: «Es imposible»

El presentador de 'Pesadilla en la Cocina' reconoce que no puede avalar un plan de desescalada que supondrá un suicidio empresarial para el sector de la restauración

El cocinero Alberto Chicote a través de su programa 'Pesadilla en la Cocina'  ha ayudado a cientos de empresarios del sector de la restauración a levantar sus negocios. 

No solo es un experto en la gestión  de este tipo de establecimientos por su profesión de chef, también es un empresario que sabe muy bien todos los costes y los beneficios de este modelo de negocio.

logo Instagram¡Síguenos en Instagram! 📸 Las fotos y tus notícias preferidas en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Por esta razón, Chicote no puede avalar el plan de desescalada del Gobierno que conllevará próximamente la apertura de los restaurantes con limitación de aforo.

En una entrevista en 'Antena 3 Noticias' el chef ha calificado el plan de «suicidio empresarial» y lo ha tachado de «inviable e imposible». 

Abrir restaurantes para generar pérdidas

El plan de desescalada plantea la apertura a partir de este lunes de los restaurantes y bares para entregas a domicilio de comida y, después del 11 de mayo, autoriza la apertura de terrazas con un aforo del 30%.

El problema para el cocinero es que los restaurantes darán por finalizado el ERTE de sus trabajadores teniendo que «acoger al 100% de la plantilla pero trabajando con un permiso de un máximo de un 30%» ha alertado Chicote.

Para Chicote esta situación se va a traducir en aperturas que provocarán más pérdidas de las que ya genera de por sí el negocio cerrado, puesto que no  tendrán suficientes ganancias para afrontar los gastos de personal y proveedores que conlleva la apertura.  

El cocinero pone como ejemplo a un restaurante que estuviese facturando antes de la crisis 100.000 euros al mes y cuyo gasto en personal fuese de entre un 35%, es decir, unos 35.000 euros.

Si ese negocio abre ahora con el mismo personal «en vez de facturar 100.000 euros,  ingresará unos 30.000 euros» que serán insuficientes para cubrir los gastos.

Incertidumbre ante las medidas higiénicas

Por si fuera poco, Chicote ha lamentado que a estas alturas el Gobierno no haya establecido las medidas y condiciones específicas para poder abrir. Hasta el momento «no sabemos qué tipo de condiciones son aquellas a las que se refieren como condiciones higiénico-sanitarias», ha admitido.

De esta forma, el cocinero señala que ya hay muchos empresarios que están buscando medidas por su cuenta para garantizar esta seguridad, como la instalación de mamparas, pero alerta de que él prefiere esperar las indicaciones del Gobierno. 

«Si empezamos a tomar medidas luego vendrá el Gobierno y después de hacer la inversión nos dirá oye no, que esto no es así, necesitas poner esto otro, algo que ya vivimos con la Ley antitabaco, cuando los empresarios hicieron inversiones que se perdieron» insistía el presentador de televisión. 

Estos motivos son de sobra suficientes para que Chicote considere que en estas condiciones «abrir la persiana es hacerlo para perder dinero» y alerta de que los empresarios solo aguantarán «lo que su colchón les permita o lo que estén dispuestos a arriesgar» para mantener su negocio a flote.