Jorge Fernández presentando la 'La ruleta de la suerte'.

El bombazo que acaba de dar Jorge Fernández: Parece imposible, pero es así

El presentador de 'La ruleta de la suerte' está en buena racha tras los últimos datos de audiencia.

'La ruleta de la suerte' lleva 14 años siendo una pieza clave en la parrilla de Antena 3. Se trata de un formato que ha tenido éxito en todo el mundo pero que en España ha triunfado especialmente. 

El programa presentado por Jorge Fernández y producido por Martingala se ha mantenido como líder indiscutible de su franja y con una audiencia más que estable a lo largo de su trayectoria. 

Precisamente esto es lo que más sorprende del programa emitido en Antena 3: su capacidad para mantenerse en lo más alto durante más de una década.

'La ruleta de la suerte' se lleva el minuto de oro de la televisión

Recientemente, los datos de audiencia han reflejado la buena racha que mantiene el programa conducido por Jorge Fernández. 

En los últimos días, 'La ruleta de la suerte' ha registrado en tres ocasiones el minuto de oro del día, un hecho histórico en la televisión española. Y esto es así porque se trata de un honor que la mayoría de las veces ostentan los programas de 'prime time': 'Masterchef', 'La casa fuerte', 'Sálvame Deluxe' o 'El Hormiguero'. 

De hecho, de los últimos 30 minutos de oro, 'La ruleta de la suerte' es el único programa de entretenimiento fuera del horario estelar que lo ha conseguido.

Jorge Fernández bate récords de audiencia

En los últimos meses, el programa ha batido en varias ocasiones sus récord de audiencia superando la barrera de los 2 millones y medio de espectadores. 

Sin embargo, el mayor récord para el programa presentado por Jorge Fernández fue el pasado martes 9 de junio, cuando se adjudicó el minuto más visto de la televisión de ese día, con 3.056.960 espectadores (22,9%).

Lo que queda claro es que Jorge Fernández está viviendo un excelente momento profesional. El presentador ha sabido mantener el interés de la audiencia y en ningún momento ha mostrado el desgaste habitual en presentadores que llevan tanto tiempo al frente de un mismo programa.