Belén Rodríguez colaborando en el plató de 'La Casa Fuerte'

Belén Rodríguez humilla a Sonia Monroy de 'La casa fuerte' al referirse a su marido

La colaboradora esconde rápidamente la mano al darse cuenta de que sus compañeros defienden a la concursante

Podríamos considerar a Belén Rodríguez como una de las colaboradoras más polémicas de la era de la televisión del mundo del corazón. Es tan transparente que, en muchas ocasiones, no mide sus palabras y acaba malhiriendo a otras personas. Si tiene que pedir perdón, aunque le cueste, lo pide, pero muchas veces hurga en la herida y el perdón ya es algo insignificante.

Esta vez a la colaboradora se le ha ido la lengua pero bien. Y es que ha tenido un comentario muy desafortunado en 'La Casa Fuerte', programa emitido en Telecinco y que recién acaba de estrenarse. Esta crítica ha ido dirigida a Juan Diego López, marido de Sonia Monroy. Según sus declaraciones, supuestamente ha sido un lapsus desafortunado.

Belén Ro, sola: los colaboradores califican de inapropiado su comentario

logo TwitterNUEVO Y GRATIS: Las noticias que a ti te gustan, ahora también en Twitter. No esperes más, pincha ahora aquí y síguenos ya. ¡TE ESPERAMOS!

Pero sus compañeros están muy acostumbrados a que Belén Ro tire la piedra sin ningún temor y sin pensar en las consecuencias. Además, milagrosamente cuando la colaboradora ve que nadie está de su lado entonces esconde la mano y se declara inocente. La tienen muy calada en los platós y pasillos de Telecinco. A los demás colaboradores han calificado de inapropiado el comentario y se lo han dejado muy claro, incluido el presentador.

La segunda edición de 'La Casa Fuerte' de Telecinco ha devuelto a primer plano de actualidad a viejos conocidos de la audiencia y de los espectadores más fieles de Mediaset. Y este sería el caso también de Sonia Monroy, que tras algún tiempo en un discreto segundo plano televisivo, vuelve junto a su flamante marido Juan Diego López.

Y ha sido precisamente esta relación la que ha dado mucho que hablar en los primeros compases del reality. De hecho, este ha sido el momento en que Belén Rodríguez ha sacado partido del momentazo para lanzar su dardo envenenado, que después calificaría de accidental.

Jorge Javier Vázquez ha aprovechado el primer plano del matrimonio y ha querido conocer la opinión de Belén Ro sobre la pareja de concursantes que debía votar el público para que fuesen los primeros residentes de la casa.

Se dirige al marido de Monroy como «su hijo», aludiendo a la diferencia de edad

De repente, por descuido o no, y sin que nadie esperase este desagradable comentario, Belén ha arreado un buen zasca a Sonia Monroy y a su esposo, con el que se lleva 22 años de diferencia: «Yo creo que es justo y necesario que el público elija a Sonia Monroy y su hijo...».

Al ver las caras y las reacciones de los demás concursantes, y de sus compañeros colaboradores, rápidamente ha querido retractarse y pedir disculpas por el supuesto lapsus. «Uy, que diga... a su marido. Perdón», ha intentado rectificar. Se podría decir que hasta la ha pifiado aún más, porque ha parecido un gesto de vacile y no de arrepentimiento. De hecho, algunos colaboradores han considerado humillante el comentario sobre la pareja.

Jorge Javier saca hierro al asunto: «a mí me gustan de la edad de Juan Diego»

Una de las colaboradoras que ha saltado de inmediato ha sido Yola Berrocal, por ejemplo. Esta ha confirmado que tiene una relación con un hombre más joven e indignada se ha dirigido a Ro: «¿Qué problema tienes tú con las diferencias en las edades?». Por su parte, Jorge Javier, todavía quiso añadir que «yo tengo 50 y a mí me gustan de la edad de Juan Diego, eh».

Aunque velozmente se hizo un giro de tema y de guion y se continuó con el programa, es importante recalcar que la televisión es uno de los medios de influencia más potentes del mundo, (ahora conviviendo con las redes sociales), y como sociedad necesitamos escuchar que los personajes que nos representan en los medios normalizan situaciones como esta y como otras muchas que podemos encontrarnos en nuestra vida.