Logotipo Telecinco

Vasile se plantea cerrar un programa mítico de Telecinco tras un nuevo engaño

La audiencia se harta de sentirse estafada y lo denuncian en las redes sociales

'Socialité' vuelve a estar en el ojo del huracán. En su versión de los lunes y martes por la noche, el programa presentado por Nuria Marín en sustitución de María Patiño, volvió a dejar a la audiencia colgada. En un intento de arrebatar el éxito abrumador que la serie turca 'Mi hija' está cosechando en Antena 3, Telecinco ha apostado por 'Socialité' en prime time intentado que los espectadores se queden enganchados con cebos que prometen imágenes exclusivas de las polémicas del momento.

Un nuevo engaño de 'Socialité'

La audiencia ha dicho basta. Nuria Marín anunciaba a bombo y platillo que en cuestión de minutos, el programa iba a emitir unas «impactantes» imágenes en exclusiva de la fiesta que se organizó en Cantora la pasada Nochevieja. Eso sí, tras el anuncio, la presentadora explicó que dichas imágenes —al parecer captadas por un dron— estaban siendo analizadas por la abogada de 'Socialité' para saber si se podían emitir. Se trataba de la primera señal que indicaba que posiblemente, la audiencia no las vería.

Durante todo lo que duró el programa, Nuria Marín cebaba a cada instante la inminente emisión de las comprometidas escenas, creando una gran expectación ante unos espectadores ansiosos por conocer cómo Isabel Pantoja pasó la última noche del año. Sin embargo, cuando llegó el esperado momento, el dictamen de la abogada fue claro: no se podían emitir.

Nuría Marín presentando 'Socialité' con vestido gris plateado de manga larga
Nuría Marín anuncia imágenes inéditas de Cantora | Telecinco

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

«Las he mirado con mucho cariño como me has pedido Nuria. No recomiendo la emisión de esas imágenes. No hay permiso de Isabel Pantoja y pueden suponer un delito contra la intimidad personal» explicaba Ariana Margiotta, abogada de 'Socialité'. De esta manera, después de una hora de cebos, la audiencia se quedaba sin poder ver las imágenes.

El enfado de los espectadores

Tras conocer la decisión de la abogada de no poner el vídeo grabado, supuestamente, por un dron en el cielo de Cantora, los espectadores no tardaron en mostrar su malestar al haberse sentido engañados por 'Socialité'. No es la primera vez que esto ocurre. Hace unas semanas, el programa presentado por María Patiño estuvo cebando durante días que harían pública la infidelidad de un jugador de fútbol de Primera División. Algo que nunca se produjo.

«Un futbolista muy famoso ha sido infiel a su mujer, hoy 'Socialité' celebra tres años destapando esta traición en un programa histórico» anunciaba María Patiño sobre lo que iba a ser la exclusiva del año. Pero los minutos pasaron y jamás se dio el nombre del futbolista ni de su mujer de la que aseguraron «valerse por sí misma».

En esta ocasión la expectación estaba puesta en Isabel Pantoja y su fiesta de Fin de Año. Unas imágenes que aseguraban molestarían todavía más a su hijo, Kiko Rivera, quien mantiene una guerra abierta con su progenitora desde hace meses y que ha provocado que estas navidades sean las peores para la tonadillera.

Pero el malestar de la audiencia no era solo por haberse sentido «estafada», sino porque además, 'Socialité' alargó su emisión más de lo debido provocando que la película 'La sombra de la traición' —un título muy acorde con la temática del programa— se retrasase. El film estaba programado para las 23 de la noche como se venía anunciado desde hace días, pero no fue hasta pasados 25 minutos cuando dio comienzo.

Estos «engaños» a la audiencia han dañado la imagen de 'Socialité' ya muy tocada por varios frentes. Puede que estos cebos que finalmente no se llevan a cabo, sean una llamada de auxilio por parte del programa hacia una audiencia a la que cada vez cuesta más enganchar, saturada de tanto programa del corazón cuyos temas y personajes son los mismos. Pero se trataría de un arma de doble filo, pues tanta promesa incumplida podría dar al traste con el programa de María Patiño.