Diego Matamoros en un photocall

Sorpresa en Mediaset: 'Si me dicen que me iba a sentar en una mesa con mi padre...'

Parecía imposible años atrás que Kiko Matamoros se reconciliara con sus hijos. Pero aunque no se habla con todos a día de hoy, si ha limado posturas con su hijo Diego.

La familia Matamoros ha celebrado la reconciliación familiar con una cena (carísima) en el centro de Madrid. La comilona con su padre y su hermana, Laura, ha supuesto para Diego Matamoros «un regalo». 

Eso sí, el hijo del colaborador asegura que, aunque está muy contento de recuperar a su familia, tiempo atrás no se lo hubiera ni planteado. «Si hace un año, o incluso 3 meses, me dicen que me iba a sentar a cenar con mi padre, no me lo creo ni de coña», comentaba el hijo de Kiko.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

La relación sentimental entre Makoke y el padre de los Matamoros causó estragos en la familia, o así lo manifestaban los hijos de Kiko y el propio Kiko. El clan achaca el distanciamiento y los problemas entre el padre y los hijos a la modelo. 

«Me da bastante pena que nos hayamos perdido 22 años de nuestra vida porque, y mi padre lo ha dicho, se enamoró de la mujer que no se tenía que haber enamorado», confesaba Diego, refiriéndose a la madre de la pequeña de los Matamoros. 

Sin embargo, lejos de lamentaciones y reproches, Diego se muestra orgulloso de volver a recuperar la paz familiar. La cena con Laura y su padre ha sido un buen comienzo.

«A toro pasado, se ha dado cuenta de las cosas, aunque es una persona que es complicado que te dé la razón o que te pida perdón… pero bueno, ésta es su forma de pedir perdón, intentado obviar lo que ha pasado y acercándose a sus hijos. Y no sólo a sus hijos: hermanos, primos… ha tenido una cercanía con toda la familia que antes no tenía, cosa que a mí también me ha pasado, como con mi padre y mi hermana, que cuando pasó todo lo de Gran Hermano (refiriéndose a su ruptura sentimental con Estela Grande), fue la primera en descolgar y llamar. Pero nunca es tarde para retomar una relación», ha manifestado el joven.

Además, resalta que su actual pareja, Carla Barber, ha tenido que ver algo en todo esto. «Se ha especulado mucho, pero la persona que ha motivado todo esto ha sido, sinceramente, Carla: ha sido la que ha movido que nos hablemos, nos juntemos, que nos escribamos, que si pasa algo siempre está pendiente, me dice que llame, intenta que se cierre un día una comida, una cena… No esperaba encontrar a una persona que se preocupase tanto por mí y mi familia», cuenta Diego. 

Carla Barber en bikini y con gafas de sol al borde de una piscina
Carla Barber es una de las personas que se ha volcado en la reconciliación Matamoros, según Diego. | Instagram

Diego asume que recobrar la relación con Kiko va a ser un tanto extraño después de tanto tiempo y no sabe muy bien cómo sentirse.

«Tengo sentimientos encontrados: la felicidad de haber estado con mi padre y ver que las cosas se arreglan, pero también todo ese cóctel de todo lo que ha pasado, los años perdidos y la infancia perdida, porque han sido 22 años de 34 que tengo. Aún así, nunca es tarde si la dicha es buena. Tener a tu familia es algo impagable», asegura el empresario. 

A día de hoy, Diego va pasito a pasito en la reconciliación. El mismo cuenta cómo está siendo: «de momento, con mi padre estoy teniendo conversaciones sobre lo que nos gusta y lo que nos une: la decoración, que a él le encanta y yo voy a empezar a estudiar; la música; los vinilos; el deporte… así que lo que más importante en esta vida es ser felices, saber perdonar y no ser cabezones, porque no lleva a ningún lado».

Kiko en la sombra 

A pesar de todo, Kiko siempre se ha preocupado por los acontecimientos de la vida de Diego. Aunque la relación entre padre e hijo no fuera buena, el tertuliano no abandonó a su retoño.

«Desde hace poco más de un año, cuando pasó lo de Estela, él estuvo muy en contra de mi relación, pero también fue el primero en dar el ‘do de pecho’ por mí, y cuando me pasó lo del coronavirus estuvo muy pendiente. Todo esto ha sido una bola que se ha ido haciendo grande, y la cena ha sido el punto y final de los últimos 6 años de desencuentros tan fuertes. Sólo podemos darle las gracias por haber cambiado, de haberse dado cuenta del tiempo que ha perdido», contaba Diego. 

Makoke sentenciada

Antes del divorcio entre Kiko Matamoros y Makoke, Diego ya señalaba a la presentadora como la causante de que él no guardara relación con su padre. Por aquel entonces, el colaborador defendía a capa y espada a su mujer enfrentándose contra su hijo. 

En cambio, ahora el clan Matamoros comparte la misma opinión y manifiestan en cuanto pueden su rechazo hacia la madre de su hermana pequeña, Anita. 

«Me arrepiento de haber llegado a ciertos puntos con mi padre, y todo por una tipa que hacía y deshacía y se metía en todo, echándonos de la vida de mi padre, aunque también he dicho muchas veces que el mayor culpable ha sido él (Kiko) por permitirlo», ha señalado Diego.