Primer plano de Rocío Flores con mascarilla azul de topos blancos

Rocío Flores reacciona tras saberse que insultó a su padre y lo tachó de controlador

Protege su cuenta de Twitter tras salir a la luz varias polémicas publicaciones del pasado

Rocío Flores no puede más y ha decidido pasar a la acción tras lo sucedido en las últimas semanas con varios mensajes del pasado que escribió en su cuenta de Twitter. Además de vetar a algunos colaboradores de televisión cuando ella esté presente en un plató comentando 'Supervivientes', ahora ha dado un paso adelante en cuanto a sus redes sociales se refiere y le ha puesto el candado a su polémica cuenta, llena de mensajes principalmente de su época de adolescente.

Por si fuera poco el veto a las periodistas de Mediaset, Paloma García Pelayo y Belén Rodríguez, hace unas horas Rocío Flores volvía a dar de qué hablar al blindar su perfil de Twitter, a pocos días de que su madre, Rocío Carrasco, de la cara el próximo miércoles, 21 de abril en el plató de 'Rocío, contar la verdad para seguir viva'. Desde este viernes 16 de abril, ya resulta imposible saber todos los secretos que esconde su cuenta, salvo que hubieras sido seguidor de la exsuperviviente antes del cierre. Rocío Flores cuenta actualmente con más de 31.000 seguidores, una cifra que ha aumentado notablemente en las últimas semanas.

El último episodio polémico con su cuenta de Twitter

La última polémica con sus tuits tuvo lugar el pasado miércoles tras el episodio 7 de la docuserie sobre su madre, Rocío Carrasco. El tuitero especialista en temas de corazón, 'Gossip Boy', sacaba a la luz una publicación del año 2012 donde Rocío Flores llamaba «cotilla y medio retra mongolo» a su propio padre por entrar en su perfil de Twitter para ver los movimientos de la joven en dicha red social.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Además, el colaborador de Telecinco, Miguel Frigenti, también se refería a este polémico tuit de la hija de Antonio David Flores, generando numerosas reacciones sobre esa publicación. La sorpresa de los tuiteros fue mayúscula al ver como Rocío Flores insultaba a su padre con 15 años y dejaba ver que el exguardia civil ejercía un férreo control sobre ella en su perfil tuitero, como denunciaba en aquel momento Rocío.

Rocío Flores cierra su cuenta, aunque apenas le da uso

Rocío Flores suele ser muy activa en Instagram, pero no así en Twitter, y aún menos tras el terremoto mediático provocado por el relato de su madre sobre su relación con sus hijos y la supuesta mala vida que le dio Antonio David. Además, fue en Twitter donde hace unas semanas vieron la luz los insultos que le profería su madre y a Fidel Albiac hace unos años. Está claro que Rocío se ha hartado y no quiere que se destapen más publicaciones del pasado que puedan afectar a su vida diaria.

Si vemos en detalle la cuenta personal de Rocío Flores en Twitter, ya hace varios meses, especialmente desde agosto de 2020, la exsuperviviente no ha escrito ningún tuit y su cuenta parece que esté medio 'muerta'. Si es cierto que durante su paso por 'Supervivientes' a primeros de 2020 o mientras que su padre, Antonio David Flores, estuvo dentro de la casa de 'GH VIP' en 2019, la cuenta si ha estado bastante activa si la comparamos con lo que sucede hoy en día.

Rocío Flores capea el temporal trabajando de colaboradora

«Estoy, que no es poco», afirmaba Rocío Flores hace unos días. La joven está sufriendo la mirada de todos y está en el foco mediático por lo que está contando su madre en la docuserie sobre su vida. De momento, Rocío ha decidido dar la cara y trabajar como colaboradora en 'El programa de Ana Rosa', al igual que en el 'Debate de Supervivientes' con Jordi González.

A pesar de salir en televisión, Rocío Flores ha dejado claro a la cadena de Mediaset que no quiere hablar de ningún tema relacionado con el documental de Rocío Carrasco. Ella afirma que está en la tele para comentar el reality y no tiene por qué salirse de ese 'curro' como opinadora que ha decidido experimentar desde hace unos días.