Rocío Carrasco y Fidel Albiac con su hijo

Rocío Carrasco lo cuenta todo sobre su infidelidad con Fidel Albiac

La hija de Rocío Jurado explicó su verdad sobre cómo empezó su relación con Fidel

Si algo quedó manifiesto tras el testimonio de Rocío Carrasco en el capítulo 4 de 'Rocío, contar la verdad para seguir viva', es que la versión de la hija de 'la más grande' sobre una supuesta infidelidad de la protagonista con Fidel, no fue como se contó a lo largo de los años por parte de Antonio David. La hija de Rocío Jurado hizo memoria este domingo y confesó cómo vio por primera vez a Fidel Albiac y dejó meridianamente claro que nunca le fue infiel al ex guardia civil.

«Durante el verano de 1999 fue donde empezó todo el vapuleo mediático. Antonio David empezó a construir una historia y, para demostrar que yo era mala madre, él utilizaba que yo le había los cuernos. No lo hice nunca. Lo debería de haber hecho», empezó su relato Rocío Carrasco sobre cómo conoció a Fidel.

«Todo lo que ha contado Antonio David cuando nos vio es mentira» 

«Ese verano aparece Fidel. Estaba en la puerta del chalet de la casa de mi madre comiendo pipas y de repente veo que va pasando por la calle con una amiga de mis primas. Salí por la cancela, me lo presentaron y dije: '¡hostia!'. No sabía dónde meterme, fue un impacto grande cuando le vi, en ese mismo momento supe que de alguna forma era para mí», contó en el episodio cuatro de la docuserie.

¡Síguenos en Youtube! 📹El canal de España Diario con los mejores vídeos y los directos que te interesan en tu móvil ➡️Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

«Entablamos una relación de amistad pura y dura. Hablamos mucho por teléfono, íbamos a la playa. Me volvía loca, gustar es poco, pero yo era consciente de que él estaba saliendo con una persona y yo no le iba a hacer a nadie lo que me hicieron a mí. Todo lo que ha contado Antonio David cuando nos vio es mentira, yo lo que hice fue despedirme, me fui a mi casa. Nadie estaba encima de nadie, no es real, no es ni su verdad ni la mía, simplemente no es real, nadie se asustó», confesaba una Rocío Carrasco muy enfadada.

La hija de 'la más grande' sí reconoció que la relación fue progresando hasta que llegó su primer beso. «Nuestro primer beso fue maravilloso, estaba flotando. Llegó la luz, la ilusión, el amor, el apoyo, la comprensión, llegaron muchísimas cosas buenas. Lo que pasa que han puesto muchas trabas, pero no lo han conseguido. En esta historia no he sufrido yo sola», desvelaba emocionada.

Un accidente de tráfico que rompió la relación entre Rocío Carrasco y su padre

Pocos meses después de comenzar su relación sentimental, Fidel y Rocío tuvieron un grave accidente volviendo a Madrid tras pasar un día en la sierra y por el que la protagonista estuve cerca de 4 semanas ingresada en el hospital.

Durante ese mes que estuvo ingresada, Roció desveló que la relación con su padre, Pedro Carrasco, ya no fue la misma por lo que ocurrió con Fidel, al que parte de la familia le culpó del citado accidente. «Hacen que lo atiendan mínimamente. No le dejaron ni 24 horas en observación que era lo mínimo tras un accidente tan grave. Mi padre le dijo que era mejor que se fuera del hospital. Él contestó que aquella era una decisión que ella tenía que contar. Todos ellos se permitieron el lujo de hacer eso porque pensaban que yo me iba a morir. Si no, no tienen cojones de hacer eso. ¿Ninguno era consciente de que él viajaba en el coche? ¿Dónde está la humanidad? Eso no se hace con nadie», relató sobre el mal trato que dio su familia a su actual pareja.

Carrasco cuenta que tras despertar del coma, ella fue la que reguló las visitas en la habitación del hospital donde seguía ingresada. «La que mandaba era la menda». El día que salió del hospital, Rocío Carrasco fue acompañada por toda su familia salvo por su padre, algo muy significativo por el día tan especial que era para la protagonista. «Fidel en ese momento iba a vivir en mi casa que, por así decirlo, era la suya. También le echaron de mi casa. Le sacaron», confesó Rocío visiblemente contrariada.