Imagen del plató de Telecinco durante la entrevista final a Rocío Carrasco de su documental 'Contar la verdad para seguir viva'

El plató de Telecinco, mudo: 'Yo también he sido una mujer maltratada'

«¿Hemos estado tus amigas a la altura? Yo creí que exagerabas, porque me han enseñado a pensar que somos unas exageradas»

La tan esperada docuserie de ‘Rocío, contar la historia para seguir viva’, continúa causando un gran revuelo a todos los niveles. Infinitos comentarios, reflexiones, puntos de vista. Precisamente, el miércoles, la cadena emitió una nueva entrega, un programa especial de esta protagonista. En él estuvo presente Rocío Carrasco, que, tras muchos años, volvió a reaparecer en televisión, algo que muchos no esperaban.

Su visita no era con otro objetivo que el de responder todas las preguntas que se llegaron a plantear durante la emisión de la primera mitad de la docuserie.

Lo cierto es que, en el plató de Telecinco, Rocío Carrasco no era la única presente, sino que tampoco se quisieron perder la reaparición de la hija de la Jurado. En el encuentro formaron parte algunas personas de su entorno más cercano, como sus tías Ani y Rocío Jurado, su marido Fidel Albiac o su amiga, Yolanda Ramos.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Esta última, inició su conversación con un recuerdo muy emocionada: «Mi padre no quería que fuera actriz, pero cuando yo escuché la voz de tu madre, Rocío Jurado, en un cine, tuve claro que, desde que llegara a casa, sería lo que quisiera ser» dijo.

Momentos después y con lágrimas en los ojos, relató una experiencia vivida años atrás y que todavía sigue luchando para superarla: «No me han maltratado físicamente, pero sí moralmente, no me veo a mí misma».

Una conversación pendiente con su amiga

Unos instantes realmente duros y abrumadores que mantuvieron en vilo y que desencadenaron en el pleno silencio de todo el plató de Telecinco al escuchar a Yolanda Ramos hablar en esa tesitura.

Igualmente, también destacó que siempre se llama «exageradas» a este colectivo de mujeres que denuncian situaciones críticas de maltrato y que lamentablemente parece estar tan normalizado y en muchas ocasiones inculcado por una gran parte de la sociedad.

«No te creí cuando me dijiste que tu hija te había hecho eso, creí que exagerabas, porque como a tantas otras no nos han dejado ser. Cuando yo cantaba mis derechos, me decían que yo era exagerada. Aunque no nos han tirado de los pelos, no nos han dejado ser».

Tiempo después, la amiga afirmó el gran impacto social que había traído consigo la docuserie de la hija de Rocío Jurado con sus duras declaraciones y testimonios sobre su experiencia en el pasado matrimonio con el ex Guardia Civil, Antonio David Flores.

«Gracias a ti, entregándote a esto, queremos que nos dejen ser a todas las que sufrimos, porque yo, al igual que tanta gente, no conozco mis derechos».

Para concluir la conversación, la amiga y actriz le formuló una pregunta a Rocío Carrasco que, en cierto modo, son muchos los que apuntaban que la misma tenía un gran sentimiento de culpa con todo lo vivido.

«¿Hemos estado tus amigas a la altura? Yo creí que exagerabas, porque me han enseñado a pensar que somos unas exageradas. Y me has contado que tu hija te pegó y pensé que exagerabas».

Por último y sin pensárselo demasiado, Rocío Carrasco, hija de Rocío Jurado respondió, muy agradecida con una sonrisa en la boca, y señaló que su círculo más cercano había estado donde ella les había permitido. «Habéis estado todo lo que yo os he dejado que estuvierais, por esta forma de ser, esta vergüenza absurda de no querer contar las cosas tal y como son, tener ese sentimiento de culpa, que te planteas ¿seré yo esa persona que describen? A Yolanda le he contado cosas puntuales como la paliza, y de una historia de 3 km le conté solo tres metros. Es mi responsabilidad y no vuestra», terminó el tema con afecto.