José Fernando Ortega, fill d'Ortega Cano i germà de Gloria Camila

Ortega Cano recibe la peor de las noticias sobre su hijo José Fernando

Mientras se encuentra convaleciente tras la operación de corazón, un juez termina con la esperanza de toda la familia

La familia de Ortega Cano no gana para disgustos. Se podría decir que este está siendo el año más convulso para el clan. Llevan meses en el foco de la polémica a raíz del documental de Rocío Carrasco y ahora un nuevo varapalo llega para añadir más angustia.

Esperaban con ilusión que la familia al completo pudiera reunirse este verano, pero parece que esto no va a suceder. El exdiestro continúa recuperándose de la intervención a la que se sometió el pasado martes y la espera para abrazar a sus hijos se alargará.

Especialmente para José Fernando. El joven lleva años ingresado en un centro para tratar sus adicciones y su posible salida ha sido valorada por un juez. Tal y como informa la revista 'Semana' en exclusiva deberá esperar un año más.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Este mismo mes de junio se esperaba que el hijo de Ortega Cano y Rocío Jurado abandonara por fin el psiquiátrico. El encuentro llenaba de alegría a la familia tras meses de angustia y cuatro años de ingreso, pero el juez ha acabado con toda esperanza.

El hermano de Gloria Camila no saldrá del psiquiátrico

Todo parecía ir bien para el hijo de la artista. Quien ha coincidido con él en el centro San Juan de Dios en Ciempozuelos asegura que está completamente recuperado. Han sido cuatro años encerrado que le han ayudado a salir adelante y a reinsertarse entre los internos.

No obstante, un juez ha decretado que el joven deberá permanecer en el psiquiátrico un año más. Su decisión se basa en el hecho de que José Fernando se saltó la orden de alejamiento que le había interpuesto su novia, Michu.

Recordemos que hace años, la madre de su hija tuvo que ser ingresada mientras se encontraba embarazada. José Fernando decidió ir a verla al hospital preocupado por su salud y por la de su hija. Ya pendía sobre él la orden de alejamiento por problemas entre la pareja que rompió en ese mismo momento.

La decisión del juez ha caído como un jarro de agua fría sobre la familia. Una decisión que se suma a la del centro sobre restringirle las llamadas debido a su fuerte carácter. Era la manera que tenía de saber cómo se encontraban los suyos y ahora tampoco podrá ponerse en contacto con ellos.

Durante estos cuatro años, tanto Ortega Cano como Gloria Camila han visitado habitualmente al joven. Breves visitas que les daban la oportunidad de verse y abrazarse. Han estado junto a él convirtiéndose en su principal apoyo.

También ha acudido Michu. La madre de su hija sigue esperando el momento en que padre e hija puedan estar juntos y ser una familia al completo. De hecho la joven procura que la pequeña Rocío vea a José Fernando habitualmente.

La noticia no podía llegar en peor momento

El estado anímico del viudo de Rocío Jurado no está en su mejor momento. Lleva años sufriendo problemas de salud que se han ido acrecentando con las últimas polémicas. Ahora, la decisión del juez llega en el momento más delicado de Ortega Cano.

En la mañana del martes 15 de junio, el marido de Ana María Aldón tuvo que ser ingresado para realizarle un cateterismo. Una delicada operación de corazón que ha mantenido preocupada a toda la familia.

Paco y Conchi, hermanos del exdiestro acudieron al Hospital Montepríncipe para acompañarle y se les vieron muy emocionados. La intervención fue todo un éxito y los médicos no apreciaron nada grave que añadiera más riesgo a su salud.

Ahora la familia puede respirar tranquila pues se espera que este mismo miércoles José Ortega Cano reciba el alta.