Antonio David Flores y Olga Moreno por las calles de Málaga el 4 de octubre del 2018

Olga Moreno preocupa a su familia tras lo visto antes de volar a Honduras

La mujer de Antonio David Flores está atravesando un momento delicado por culpa de Rocío Carrasco

‘Supervivientes 2021’ está a la vuelta de la esquina y los concursantes ya han puesto rumbo a Honduras, donde tendrán que sobrevivir en condiciones de lo más extremas. Este miércoles, los participantes del ‘reality’ más extremo de ‘Telecinco’ partían desde el aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid Barajas para comenzar este nuevo desafío que promete dar mucho que hablar en los próximos meses.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

La ilusión y emoción de emprender esta nueva aventura se podía ver en el rostro de muchos de ellos, que contrastaban con el semblante triste y decaído de Olga Moreno, la mujer de Antonio David Flores. La pareja del ex de Rocío Carraco recorría el aeropuerto madrileño con un rostro visiblemente afectado por las últimas informaciones sobre el padre de su hija Lola.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Ni la doble mascarilla que llevaba podía disimular su tristeza e inquietud. Y es que desde que se emitió el primer episodio de ‘Rocío: contar la verdad para seguir viva’ han sido muchas las emociones que ha vivido la malagueña y su familia.

Olga Moreno en el aeropuerto de Madrid
Olga Moreno con semblante triste y cabizbaja | Gtres

Una bomba explosiva

Tras más de dos décadas callada, la hija de Rocío Jurado ha roto su silencio a golpe de talonario y está lanzando durísimas acusaciones contra el ex Guardia Civil. En la serie documental de ‘Telecinco’, Rocío Carrasco lo describe como un maltratador, un manipulador y un hombre con «una mente diabólica», una persona sin escrúpulos capaz de enfrentarse a quien sea con tal de dejarla «sola» y acorralarla.

Las palabras de la hija de ‘la más grande’ han pasado factura a Olga Moreno, que va a empezar su aventura en los Cayos Cochinos llena de preocupación. Por delante le quedan semanas de dura lucha por la supervivencia y alejada de su familia, esa tan especial que ha creado con Antonio David Flores en los últimos años.

La andaluza deja atrás a su marido, a su pequeña Lola y a los que para ella son como hijos: David y Rocío Flores, a quien se siente de lo más unida. Y es que incluso ellos la consideran una segunda madre porque es realmente la persona que ha estado con ellos en muchos de sus momentos más complicados.

A pesar de que Olga Moreno quería arrancar el ‘reality’ más extremo de ‘Telecinco’ llena de fuerza y energía, lo cierto es que la tormenta que ha desatado Rocío Carrasco ha hecho que su estabilidad emocional se tambalee por completo. Y es que para la actual pareja del ex Guardia Civil esto le ha supuesto muchos quebraderos de cabeza, que se van con ella al continente americano.

Un gran apoyo fuera

No obstante, seguro que su marido y su familia le ayudan todo lo que puedan desde España. Y es que todos ellos confían plenamente en que la andaluza puede estar a la altura del que es su primer concurso en televisión.

Además, seguro que Olga Moreno se ha ido al continente americano con una maleta llena de consejos. Y es que no hay que olvidar que la primogénita de Rocío Carrasco y Antonio David Flores conoce de primera mano lo que es pasar hambre, tener mucho calor o que le piquen los insectos en los Cayos Cochinos mientras duerme como puede en la arena.

Su paso por el concurso más extremo de ‘Telecinco’ la pasada edición, en la que Jorge Pérez resultó vencedor, le habrán servido para darle buenos consejos a la mujer de su padre y que la experiencia en ‘Supervivientes 2021’ sea más llevadera a pesar de las declaraciones de Rocío Carrasco sobre Antonio David Flores. Y es que en este concurso la forma física no lo es todo, ya que tiene que ir de la mano indudablemente de una gran fuerza mental.