Olga Moreno en Supervivientes 2021

Olga Moreno se acuerda de Rocío Carrasco en su semana más dura

Compara su último error en 'Supervivientes' con lo que sintió al entrar al reality

Olga Moreno está sufriendo como nunca en la recta final de Supervivientes 2021. La mujer de Antonio David Flores no para de llorar por diversos temas, algunos de ellos muy delicados. Tanto en el día a día como en los directos de las galas, la andaluza está rompiéndose sin parar por los errores cometidos.

La superviviente ha robado comida a varios de sus compañeros de reality y, entre los mismos, está Melyssa Pinto, la que fuera su amiga. Pero, ahora todo ha cambiado y la portuguesa no le perdona lo que ha hecho al robarle un poco de su crema de cacao. Aunque la joven no quiere que su examiga se fustigue por esa traición, la malagueña lo está pasando realmente mal en el concurso.

Tan mal se encuentra la madre de Lola que incluso se ha acordado de cómo empezó su reality. En ese momento, el foco estaba puesto en la emisión de la docuserie sobre Rocío Carrasco.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Llorando sin consuelo, la superviviente ha confesado que "lo he hecho mal, me siento sucia, no soy así". Entonando el 'mea culpa', ha dicho que "este programa te lleva a extremos que no son normales, que no he vivido en mi vida".

"Entré con mucho dolor, me ha costado trabajo llegar hasta aquí y la he cagado"

A su vez, ha querido dejar claro que "en mi vida he fallado a nadie". En su 'speech' ha comparado la tristeza que siente en la actualidad con la que experimentó por su situación familiar al principio de la serie de Rocío Carrasco. "Entré con mucho dolor, me ha costado trabajo llegar hasta aquí y la he cagado", ha recordado la malagueña ante toda la audiencia del programa.

Olga tiene muy claro lo que debe hacer para llegar a la final de Supervivientes 2021. "Llevo una semana muy mal y esta semana no quiero estar así. Quiero reírme y tirar para delante porque no soy mala persona".

"Pido perdón, no sé qué más hacer. No me puedo fustigar más así. No quiero llorar más", ha dicho, queriendo acabar con el tema de los robos a sus compañeros.

Por otro lado, Melyssa Pinto ha querido calmar las aguas tras ver llorar a su compañera. "Me dolió, pero tengo que decir que tampoco es que me sorprendiera tanto. Fue un shock para mí, pero yo que he convivido 24 horas con ella he notado su ansiedad por la comida".

"Me dijo que sentía nervios al pensar que el bote de cacao se lo podía acabar antes que yo. Quería que los dos estuvieran igual". Acerca de cómo está ahora, ha confesado que "no la quiero machacar".

"Estoy intentando ser empática, pero si yo no me hubiera dado cuenta igual ella no me lo hubiera contado. Yo ahora mismo necesito un poco mi espacio. Estoy desubicada, pero la sigo queriendo, no sé cómo actuar, me da pena verla mal, pero a mí me duele y no puedo evitarlo".

La mujer de Antonio David cae nominada

En unas nominaciones muy duras, la malagueña ha caído por primera vez en el grupo de nominados desde que comenzó el reality. Gianmarco Onestini, líder de la semana e inmune, ha tenido que desempatar entre ella y Lola. El italiano ha decidido que sea la mujer de Antonio David Flores la que se exponga a la decisión del público.

Por ello, los nominados de la semana son Alejandro Albalá, Olga Moreno y Tom Brusse. Ellos tres serán los que se jueguen la salida del reality en siete días, mientras que Gianmarco Onestini, Melyssa Pinto y Lola pueden seguir tranquilos con su concurso en Honduras.