Logotipo Telecinco

Ocupan la casa de una periodista de Telecinco con un bebé y le piden un pago

La Policía tuvo que intervenir y echar la puerta abajo

Susana Ramos, la periodista de Informativos Telecinco, vivió uno de los momentos más difíciles tanto de su vida como de su carrera profesional. Ramos adquirió una vivienda el pasado mes de agosto en Manoteras, un barrio de Madrid. Nada le hacía pensar que la ilusión por estrenar nueva casa se convertiría en su peor pesadilla después de que unos okupas decidieran entrar en el que iba a ser su hogar.

Susana fue alertada por una vecina de lo que estaba ocurriendo y rápidamente acudió a su nuevo domicilio para intentar echar a las personas que se instalaron. Como era de esperar, nada pudo hacer y la cadena decidió contar su historia en 'El programa del verano'.

La okupa le exigía el pago de 1.500 euros

Desde que se conoció el calvario por el que estaba pasando Susana Ramos, Telecinco decidió hacer un seguimiento del caso haciendo un llamamiento a la Policía para intentar frenar la ocupación. Un equipo del programa se trasladó hasta la zona donde estaba ubicada la vivienda de la periodista para conocer de primera mano las últimas novedades.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Mediante un directo, una periodista de Ana Rosa entrevistaba a Susana quien contó, para sorpresa de los espectadores y colaboradores presentes en el plató, que la okupa le pedía el pago de 1.500 euros para abandonar el domicilio. Una cantidad que corresponde a lo que la mujer debía pagar a las personas —en ocasiones mafias— que le consiguieron la casa.

Susana, que es madre de un bebé de un año, adquirió la vivienda con la intención de tener más espacio donde poder cuidar a su hijo. Sin embargo, todo se convirtió en una pesadilla tras la ocupación. La periodista decidió poner una denuncia por usurpación de su vivienda habitual y, cómo tan solo habían transcurrido 48 horas desde que se metieron en su casa, finalmente la okupa tuvo que abandonar el lugar.

En un primer momento, la intrusa se negó a hablar con los agentes que se presentaron en el domicilio. Estos derribaron la puerta y lograron acceder dentro de la vivienda consiguiendo que la okupa abandonara la casa.

La surrealista intervención en directo de la okupa

Un día después de que se produjera el desalojo, un equipo de 'El programa del Verano' volvió al barrio de Manoteras para hablar con Susana que aseguró haber visto a la intrusa hacía unas horas acompañada por una amiga. Mientras estaban en directo, la aludida decidió encararse con la periodista.

Aseguró que su intención de volver al barrio era para «pedirte perdón, yo también tengo una niña y perdí dinero» afirmaba mientras señalaba que Susana había mentido durante su entrevista: «Quiero que se sepa la verdad. Sois unos mentirosos. Te vine a pedir perdón de todo corazón. No tenía dónde caer muerta. He perdido el trabajo y la custodia de mis hijos. Llevo meses sin trabajar por el coronavirus» contó.

No contenta con eso, la okupa dejó en evidencia a la periodista de Informativos Telecinco al cuestionar su papel como madre por el estado en el que se encontró la casa cuando entró: «Si metes aquí a tu hija tal y como está, vergüenza te tendría que dar» le reprochó.

Susana Ramos con vestido naranja, siendo entrevistada por una compañera de 'El programa del Verano' mientras la okupa aparece en directo
La okupa entra en directo y se enfrenta a Susana Ramos | Telecinco

Tras la intervención en directo de la intrusa, desde 'El programa de Ana Rosa' criticaron su actitud y le aconsejaron que buscara ayuda por su situación: «No dudamos de que lo esté pasando mal. Busque ayuda, llame al Ayuntamiento. Es injustificable que se meta en su casa y que diga que la Policía ha amenazado con matar a su perro».

Susana aseguró que el problema estaba solucionado, pero confesó no estar del todo tranquila pues la mujer que había ocupado su casa vivía a escasos  cinco minutos de su domicilio. El caso de Ramos no es un caso aislado, pues los vecinos del barrio de Manoteras aseguran que cada día se producen situaciones de este tipo.