Manuel de La Isla de las Tentaciones 3 llorando con su novia Lucía en primer plano

«Menuda estafa»: Indignación por lo que han hecho con el reencuentro de Lucía y Manuel

El programa había prometido un encuentro y que no se ha cumplido en las condiciones que se esperaban

Telecinco lleva varios días anunciando la semana especial de 'La isla de las tentaciones', una semana en la que han prometido una campaña repleta de contenidos y que vienen a reafirmar el compromiso de la cadena con el 'reality' del amor. Por este motivo, han programado tres noches de la siete que tiene la semana, dedicados al programa. Hoy lunes empezaban con una edición especial del debate en el que iban a confrontar por primera vez a Lucía y Manuel, después de que los viésemos abandonar el programa por separado.

Este encuentro se había entendido como el contenido central del programa, puesto que había temas suficientes como para ocupar gran parte de la emisión del programa de Sandra Barneda. Pero sin embargo, algo ha ocurrido que ha hundido por completo las expectativas que se habían marcado los seguidores del programa y que ya estaban con las palomitas esperando el reencuentro más esperado de la televisión.

Sandra Barneda ha empezado la gala anunciando este cara a cara, pero lo que nadie esperaba es lo que iba a ocurrir a continuación. La presentadora ha conectado con los dos invitados y estos se encontraban en dos emplazamientos distintos, emplazamientos que por lo visto no estaban dentro de las inmediaciones de Mediaset y que ya presagiaban lo peor. Los dos invitados se encontraban desde su casa y han conectado con el programa a través de una videoconferencia y que además, en ocasiones se bloqueaba por la mala cobertura que existía.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Esto ha despertado la ira de los espectadores y que consideran que el programa les ha engañado. Pues este encuentro se había concebido como el plato fuerte de la noche, un plato que finalmente ha quedado en el café y con pocas opciones a ser un contenido realmente jugoso. Pues el hecho de que ambos se encontrasen hablando a distancia, dificultaba la interacción y se perdía el efecto cuerpo a cuerpo y que tanto se valora en los distintos cara a cara que se celebran en otros programas de Telecinco.

Por el momento no sabemos como se les acabará dando el doblar el número de entregas que se emitan por semana, una jugada arriesgada y que puede salir muy bien o hundir por completo uno de los formatos más exitoso de la cadena. Este aumento de emisión se debe a que Mediaset quiere empezar cuanto antes con la nueva edición de  'Supervivientes'  y por ello, tienen que dejar cuanto antes liquidadas las últimas entregas de las tentaciones, puesto que están ocupando dos prime times esenciales para la emisión del programa de supervivencia.

La otra sorpresa que se guarda el programa

El cara a cara entre Lucía y Manuel era uno de los platos fuertes de Telecinco para su semana dedicada a 'La isla de las tentaciones'. Pero esta no es la única sorpresa que se ha guardado el programa para sus fieles seguidores. La otra la veremos previsiblemente en la gala del miércoles y será gracias a una nueva innovación que se ha inventado la productora y que no se ha visto igual en ninguna de las anteriores ediciones del formato.

Se trata de una hoguera especial en la que los chicos van a encontrarse con los tentadores favoritos de sus chicas. Un encuentro que hoy Sandra Barneda ha contado como se producirá y las normas que llevan asociadas. El programa no se lo plantea como una guerra todos contra todos y se han establecido unas bases para que funcione el reencuentro. Cada concursante podrá hacer solamente tres preguntas de sí o no al tentador favorito de su chica, siendo este interrogatorio los únicos datos que podrán obtener de las posibles relaciones que están teniendo con las chicas.

Por el momento ya hemos visto que Isaac entra a la hoguera como el rey de la fiesta, con un tono desafiante y sin ningún miedo a lo que le dirá posiblemente Jesús, el novio de Marina.