Gonzalo Montoya

Gonzalo, de 'La Isla de las Tentaciones', confiesa su trastorno: 'No puedo ser feliz'

El sevillano no atraviesa un buen momento y se ha sincerado con sus seguidores

'La Isla de las Tentaciones' está dando mucho que hablar desde el estreno de su tercera edición. No obstante, también ahora es noticia por uno de sus concursantes de la primera temporada. En concreto, debido al sevillano Gonzalo Montoya.

Ese joven, cuya novia (Susana) le dejó al final del programa, es actualidad por un motivo serio. Lo es porque no ha dudado en confesar a sus seguidores el problema que tiene. Se trata de un trastorno que, entre otras cosas, le impide encontrar la felicidad.

Preocupación por Gonzalo

Desde que su chica rompiera con él, el andaluz parece que no ha conseguido reponerse de la ruptura. Y eso que últimamente se había rumoreado que había tenido un affaire con Mayka, de 'La Isla de las Tentaciones 2'.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Durante este tiempo, Gonzalo se ha mostrado hundido por haber perdido a Susana y eso ha preocupado a sus fans. Fans estos que estos días se han alarmado especialmente. Todo porque el joven ha dejado en sus redes sociales mensajes muy negativos, que hacían temer por su estado.

Así, ha llegado a publicar frases tales como «Tu vida es una mierda cuanto te piensas todo dos veces y siempre ves problemas donde quizás no los haya. Esa es mi vida».

Montoya desvela el trastorno que sufre

Después de que recibiera mensajes de sus seguidores mostrando su preocupación por él, Gonzalo Montoya ha decidido hablar. Así, ha compartido en sus stories de su cuenta de Instagram un vídeo donde explica que tiene un trastorno que le dificulta muchísimo el ser feliz.

Esa publicación la ha comenzado diciendo: «Yo hace un año y medio estaba un poco 'tarumba'». Y a eso ha añadido: «Padezco un síndrome que se llama TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), cuyo mayor problema es la hiperoactividad».

Asimismo, ha dado a conocer que ese síndrome hace que sea «un pensador compulsivo. No todos los pensamientos que tengo son positivos. A veces, son negativos y me afectan a mi vida diaria, a mi felicidad y a la de mi entorno».

Después, ha manifestado que tomó la decisión de tomar medidas al respecto. Y eso le ha llevado a acudir de forma periódica a un centro psicosanitario que está especializado en trastornos como el suyo.

Precisamente, gracias a esa atención médica que está recibiendo, Gonzalo Montoya ha reconocido que «Le he ido dando solución y cada vez voy siendo un poco más feliz».

De la misma manera, no ha dudado en exponer que declarando abiertamente el TDAH que sufre pretendía un objetivo. Y ese no era otro que «normalizar esto». Es más, se ha dirigido a sus seguidores para lanzarles un mensaje: «Normalizar si tenéis este tipo de problemas u otros».

El TDAH en adultos

Cuando hablamos del este trastorno biológico siempre pensamos en niños. Sí, porque esta población es la que más se ve afectada por él y a la que es más frecuente detectárselo. No obstante, hay que saber que se trata de una afección crónica que también afecta a millones de adultos en todo el mundo.

Es más, desde la FEAADAH (Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad), como ha publicado 'Outdoor', se da un dato importante. En concreto, se revela que «los adultos con TDAH que no han recibido un tratamiento adecuado suelen tener problemas laborales, económicos y de pareja. Y es frecuente que sufran problemas psiquiátricos asociados como la depresión».

El respaldo de sus seguidores

Como no podía ser de otra manera, los fans de Gonzalo Montoya no han dudado en dejarle mensajes de ánimo en sus diferentes publicaciones. Buena muestra de eso son comentarios tales como:

  • «Lo más importante para deshacerte de una mochila que llevas tiempo arrastrando es vivir el presente, sin el arrepentimiento de cometer aventuras y fantasías».
  • «Todo irá bien».
  • «Tienes que ser fuerte».
  • «¡No te desanimes!».