Isabel Pantoja llorando en el jugzado

Galería de fotos: La llegada de Isabel Pantoja a los juzgados de Málaga

Isabel Pantoja tuvo que sentarse de nuevo en el banquillo de los acusados: todas las imágenes

Isabel Pantoja ha captado la atención de todos los medios de comunicación esta semana. Y es que llegó el día que la tonadillera tanto tiempo llevaba temiendo y evitando, el de tener que sentarse de nuevo en el banquillo de los acusados.

La cantante intentó atrasar varias veces este duro momento a través de acuerdos extrajudiciales por parte de sus abogados, pero de nada han servido. Isabel Pantoja, muy a su pesar, tuvo que volver a pisar la Ciudad de la Justicia de Málaga.

Isabel Pantoja está procesada por cometer un supuesto delito de insolvencia punible. Así pues, la cantante está acusada de provocar un desajuste en sus activos para alegar que no tenía patrimonio suficiente con el que responder a una deuda.

La imagen que dio Isabel Pantoja hablaba por sí sola

Isabel Pantoja apareció unos minutos antes de las 10 de la mañana completamente vestida de negro y con unas gafas de sol que prácticamente no dejaban ver su rostro. Incluso la mascarilla que le cubría la otra mitad de la cara era de color negro.

Lo que resaltaba de su look, el cual era completamente negro de pies a cabeza, era un collar de plata con la forma de la Virgen del Rocío.

La cantante apareció acompañada de su hermano, Agustín Pantoja, y transmitía una actitud de tristeza y arrepentimiento.

TODAS LAS FOTOS DE LA LLEGADA DE ISABEL PANTOJA A LOS JUZGADOS:

👉🏼 Síguenos en Instagram para no perderte los mejores vídeos y fotos de la actualidad.

La tonadillera apareció cabizbaja a las puertas de un recinto que estaba completamente lleno de cámaras, periodistas e incluso fans de la cantante.

Y es que grupo de seguidores de Isabel Pantoja estuvo allí presente para brindarle apoyo en un momento tan complicado para ella. No perdieron la oportunidad de mostrar su apoyo incondicional con halagos y algún que otro “guapa” dejaron caer.

▶️ Las imágenes de Isabel Pantoja al derrumbarse en su vuelta a los juzgados

La llegada de Isabel Pantoja estuvo marcada por un gran caos. Todos los fotógrafos y medios de comunicación presentes querían estar en primera fila para sacar la mejor imagen de la tonadillera.

Prueba de ello es que Isabel Pantoja tuvo que ser escoltada por la Guardia Civil a causa de la gran expectación que se generó a las puertas del Juzgado de lo Penal número 5 de Málaga con su llegada.

Isabel Pantoja sentada en el banquillo de los juzgados rodeada de cámaras y periodistas
Isabel Pantoja se sentó en el banquillo de los acusados de nuevo | Europa Press

Isabel Pantoja niega entre lágrimas haber cometido algún delito

Las lágrimas de Isabel Pantoja no se han hecho esperar demasiado. El juicio se celebró a puerta abierta, por lo que todos los periodistas han podido entrar en la sala y fotografiar a la cantante sentada en el banquillo de los acusados.

Isabel Pantoja se ha mantenido serena por unos instantes, pero se ha roto en cuanto el juez le ha preguntado si estaba bien. El juez le ha pedido a Isabel Pantoja que intentara calmarse y estar tranquila, por lo que le ha dado unos minutos antes de empezar la vista oral.

A pesar de tener los nervios y la tensión a flor de piel, la cantante ha sido capaz de negar los hechos. La tonadillera argumentó que ella estaba en prisión cuando se enteró de que había una deuda relacionada con su casa de Marbella y “no tenía la cabeza para nada”.

Isabel Pantoja cabizbaja en el banquillo de los acusados
Isabel Pantoja cabizbaja sentada en el banquillo de los acusados | Europa Press

“Solo quería salvar mi patrimonio, no me importaba la casa”, ha asegurado Isabel Pantoja. La tonadillera realizó una declaración muy larga, donde también expuso: “Moriría por mí, es la única persona que tengo a mi lado”, refiriéndose a su hermano Agustín Pantoja. 

La fiscalía ha ratificado la petición de tres años de cárcel para Isabel Pantoja. Así que la justicia sostiene que los acusados se concertaron para beneficiarse mutuamente.

Finalmente, por motivos de seguridad, tanto Isabel como su hermano, tuvieron que abandonar los juzgados de Málaga por una puerta trasera. De esta manera, se evitaba el caos que se produjo al entrar.