Plano medio de David Flores Carrasco con su padre Antonio David Flores

'Estará mejor contigo': El momento en el que Antonio David quiso deshacerse de su hijo

Rocío Carrasco ha revelado la forma en la que su ex y Olga Moreno intentaron poner a su hijo David en su contra

Rocío Carrasco ha relatado como su hija Rocío fue cambiando poco a poco por culpa de su padre, Antonio David. Tanto, que empezó a desarrollar verdadero pánico al momento en el que sus hijos volvían a casa tras pasar los quince días pertinentes en casa del ex guardia civil.

«En el 2006 presenta otra demanda, y en este caso pretende que ese convenio que habíamos firmado en privado, le quitasen la pensión de alimentos. El Tribunal Supremo alega que esta persona no puede ir en contra de sus actos propios», ha comenzado explicando acerca de los intentos de Antonio David por quitarse esa responsabilidad económica de encima. 

«Él no cumplia con la responsabilidad económica que tenía», ha sentenciado. Aunque, lo peor llegaba cada vez que su hija Rocío volvía a casa. «Me empezó a decir: 'Tú has querido meter a mi padre en la cárcel porque tu eres una puta'. Esto con 12 años cuando viene de pasar 15 dias en casa de su padre», ha revelado acerca de la forma en la que su ex manipulaba a Rocío Flores.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Algo, ante lo que Rociíto empieza a hacer intentos desesperados para que esa manipulación cese de una vez. «Intento aminorar la marcha judidical para ver si aminoraba la intoxicación que le hace a los niños». 

Lamentablemente para Carrasco, ninguno de esos esfuerzos surtieron efecto, ya que al parecer, la mente de Rocío ya estaba completamente intoxicada en contra de su madre. «Empezó también con el tema de su hermano. 'Tu bebías y fumabas porque no querías tener a mi hermano', me reprochaba».

Ante esa actitud de su hija, ella intentaba hacerle ver la realidad, pero solo obtenía frialdad por su parte. Una situación que la iba amedrentando cada vez más. 

«Yo le decía 'Rocio, lo que dices, mi vida, no es verdad'. Y cuando me veía llorando, lo único que respondía era: 'Me lo advertía mi padre, que te ibas a hacer la víctima'. Ver esos ojos azules, esa cara de ángel, se convertía en un demonio en milésimas de segundo en cuanto le pasaba la información del padre. El día a día lo vivía atemorizada», ha relatado. 

Sin embargo, Rocío no fue la única víctima de su padre, sino que según ha contado Rociiíto, Antonio David también intentó convencer a su hijo de que su madre no le quería.

Algo, de lo que se dio cuenta después de que David fuese ingresado por una neumonía muy grave. Un incidente del que supuestamente también se han contado muchas mentiras, ya que tanto Olga Moreno  como su marido han sostenido en televisión que Rocío Carrasco no fue capaz de ir al hospital a ver a su hijo.

«En Navidades del 2010 esperaba una llamada de mis hijos que no se produce, y en los días posteriores llamo varias veces y a mí no se me coge el teléfono. Al final, me coge el teléfono Rocpio, y le digo: 'mi vida, que me quedé esperando una llamada el día 25 de diciembre'. Y me responde que 'yo no te tengo que llamar, llamame tú que eres la madre'».

Una prueba más del rechazo de su hija, quien ya la desafiaba y le faltaba el respeto de la forma más brutal.

«Entonces, le pregunto por el hermano, y me dice que está internado. En ese momento llamo al hospital para ver que le pasa a mi hijo y me dicen que está ingresado, con mucha fiebre y con una grave pulmonía», ha proseguido con su relato. 

Y es que, cuando Rocío va a verlo al hospital, su hijo se sorprende y le dice a su madre: ¿Ves, Olga, como iban a venir mi madre y Fidelito? ¿Veis como iban a venir, que me dijistéis que no iba a venir?».

Aunque, para Rociíto, lo peor llega cuando su ex les llama aparte a ella y a su marido Fidel, y con lágrimas en los ojos les dice: «Creo que David estará mejor con vosotros. ¿Con quién mejor que con su madre?» 

Para ella, un claro intento de deshacerse de su hijo porque no quería hacerse cargo de su enfermedad ni de todos los problemas que podían derivar de la misma.