Rocío Carrasco llorando en su documental

La dureza de los 11 minutos de Rocío Carrasco que no podremos ver jamás

Hacen referencia a la paliza que su hija (Rocío Flores) le dio en 2012

Anoche se emitió el octavo episodio de la serie documental de Rocío Carrasco. En ese ella habló del testamento de su madre (Rocío Jurado) y de las mentiras de su ex (Antonio David). En concreto, de las referentes a varias situaciones relacionadas con la salud de su hijo David.

No obstante, la parte más dura del capítulo fue, sin lugar a dudas, la paliza que aquella recibió de su hija (Rocío Flores). Y eso que por petición de Carrasco se habían eliminado 11 minutos de la producción. 11 minutos referentes a ese episodio violento que nunca veremos, pero que, de una manera u otra, se han perfilado.

La decisión de la eliminación de esa parte

En la entrevista en directo que la protagonista de la serie realizó hace unos días contó algo importante. Expuso que durante la grabación de aquella ella se había 'abierto en canal' y había contado la paliza que le dio su hija. Lo había hecho con absoluta sinceridad y de manera desgarrada.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Sin embargo, expuso que había solicitado al programa que se eliminaran algunos detalles que ella había relatado. Dijo que lo hacía porque consideraba que eran innecesarios y porque quería evitar dañar a su hija. Y precisamente por eso anoche el episodio no contó con un total de 11 minutos y 38 segundos.

Al respecto de la paliza, la presentadora (Carlota Corredera) expuso al principio: «Es un relato contra natura, inimaginable para una madre e inimaginable también para una hija. Pero, desgraciadamente, sin esa parte de la historia tan dura que vamos a conocer esta noche no se entiende el resto, no se entiende nada».

A eso añadió: «Hay detalles que son muy duros, pero que no alteran el relato general. Y tanto Rocío Carrasco como la dirección del documental han decidido no emitirlos para proteger públicamente a su hija, Rocío Flores».

Los 11 minutos descartados

Después de explicar la decisión del programa, la presentadora incidió en los minutos eliminados. Es cierto que no contó qué se narraba en ellos, pero por sus palabras ya se dejó intuir lo que explicaban: «¿Es necesario contar el número de veces que la cabeza de Rocío Carrasco fue golpeada contra la pared? ¿Queremos escuchar de la boca de Rocío Carrasco la descripción detallada de las horas previas a su ingreso en el hospital con múltiples lesiones? Nosotros no y ella tampoco».

De la misma manera, puntualizó: «La mayoría de esos detalles ya son, desgraciadamente, públicos porque están en una sentencia judicial que condena a Rocío Flores y que ha sido publicada por distintos medios.

Asimismo, Carlota Corredera hizo referencia al llamamiento que en televisión había hecho la joven Rocío. Y es que pidió que se emitiera por completo el episodio. Ante esa cuestión, la presentadora dijo: «Hemos pasado del 'no cuentes nada' al 'cuéntalo todo' y eso nos despista un poco».

Es más, añadió: «Me dirijo a todo Rocío Flores. Si quieres ver los fragmentos eliminados nos tienes a tu disposición cuando quieras para mostrártelos en la más absoluta intimidad».

Una sentencia recoge los hechos que no oiremos

Dada la parte de la paliza contada por Rocío Carrasco en la docuserie y las explicaciones de Corredera queda clara que la situación fue dramática. No obstante, algunos medios como 'Vanitatis', que han recogido parte o totalidad de la sentencia que dictaminó la condena de Flores, han dado más detalles al respecto.

Así, se habla de empujones, de incluso un corte con un cuchillo, de golpes y de patadas, entre otras cosas. De ahí que la madre acabara en el hospital con distintas lesiones. Si ya el testimonio visto en el episodio de anoche estremece, no lo es menos imaginar lo que sucedió. Está claro que los detalles no hubieran aportado nada en el sentido de que ya es suficientemente dantesco saber el daño físico que sufrió Carrasco.