Rocío Carrasco a la izquierda y Olga Moreno y David Flores Carrasco a la derecha

La denuncia de Rocío Carrasco que dejaba claro el miedo que tenía con su hijo David Flores

Lo confirman varios informes psicológicos de la mujer de Fidel Albiac en el año 2012

Una de las aristas claves en todo el caso de Rocío Carrasco y Antonio David Flores es la relación de la hija de 'la más grande' con sus hijos. El portal 'Vanitatis' ha publicado en las últimas horas nueva información al respecto, sobre todo en relación al hijo pequeño David y el miedo de su madre por lo declarado en unos informes psicológicos que han visto la luz.

Todo comienza el 27 de julio de 2012, cuando Rocío Flores Carrasco agrede a su madre, aunque sería la primera quien la denunciaría a la segunda acusándola de haberla maltratado. El caso fue sobreseído en 2013, pero la Fiscalía de Menores abrió de oficio una investigación paralela, que acabaría condenando a la mayor de los Flores Carrasco.

Los informes psicológicos que explican ese temor de Rocío Carrasco

Se le quitó la custodia de su hija a Rocío Carrasco, si bien la situación de su hijo David no varió, aunque sí tendría que pasar la mitad del tiempo lejos de su hermana Rocío. Finalmente, el Juzgado de Menores nº 4 de Madrid sentenció el 4 de marzo de 2013 contra la menor por «un delito de maltrato habitual, un delito de maltrato, una falta continuada de amenazas y una falta continuada de injurias».

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Antes de producirse dicha sentencia, se hicieron varias pruebas periciales, incluyendo informes psiquiátricos que ponían de manifiesto el mal ambiente en casa entre madre e hija: «Rocío Carrasco considera que desde los 9 años su hija es víctima de una manipulación permanente por parte del Sr. Flores para provocar rechazo y obtener su custodia», rezan dichos informes a los que ha tenido acceso 'Vanitatis'.

Rocío «percibe riesgo de que termine desarrollando la misma actitud de su hermana»

«La tensión relacional entre la señora Carrasco y su hija contribuye a minar la estabilidad emocional de la madre, según ella describe, y en marzo de 2012, esta situación provoca un empeoramiento de la sintomatología», viene en un informe del 20 de marzo de 2012.

«La señora Carrasco considera inviable la convivencia con su hija y admite sus dificultades para manejar la actitud oposicionista de la menor, que atribuye a la influencia paterna. En el caso de su hijo menor, considera adecuado mantener su situación actual (custodia compartida alternante) si bien percibe riesgo de que termine desarrollando la misma actitud de su hermana», rezan algunos de los documentos.

Así como Rocío expuso en la docuserie, David Flores se fue de vacaciones con su padre pero no volvió para acudir a la boda de su madre con Fidel Albiac, el 7 de septiembre de 2016. Tanto fue así, que Rocío Carrasco denunció a Antonio David el 23 de diciembre de aquel año.

«El padre solicitó a la madre que David pasase los dos meses de verano con él»

En la denuncia, se acusa al exguardia civil de tres delitos: quebrantamiento de los deberes de custodia y de la inducción de menores y un delito de sustracción de menores: «El padre solicitó a la madre que el menor, David, pasase los dos meses de verano con él. La madre accedió en la creencia de que el padre entregaría al menor en el domicilio materno a principios del mes de septiembre, con el fin de que el hijo pudiera asistir a la boda de la madre, celebrada el 7 de septiembre de 2016», reza el escrito.

«Sin embargo, llegada la fecha de 1 de septiembre, el denunciado no entregó al menor, tras habérselo solicitado fervientemente, pero además, tampoco permitió la asistencia del hijo a la boda, además tampoco lo entregó a la madre la segunda quincena de septiembre, y lo que es más grave, a día de hoy continúa sin llevar al menor con su madre, quien no ha podido verle desde antes de las vacaciones de verano», concluía la denuncia de Rocío Carrasco.