Carmen Borrego llorando en el plató de 'Sálvame'

Carmen Borrego pierde su trono en 'Sálvame' y recibe la advertencia definitiva

La colaboradora ha perdido de golpe los privilegios que tenía

Carmen Borrego ha pasado de ser una de las colaboradoras favoritas de Sálvame y contar con numerosos privilegios, a estar en el punto de mira.

La hija de María Teresa Campos llegaba pisando fuerte al programa, despertando la envidia del resto de compañeros. De hecho, los directivos parecían estar más que satisfechos con su trabajo, ya que aportaba grandes exclusivas.

Y justo por eso decidían premiarla con unos privilegios que la posicionaban por delante del resto de colaboradores. Carmen Borrego llegaba a conseguir incluso una foto en el pasillo de la fama de Mediaset.

Carmen Borrego de frente y sonriente
Carmen Borrego se convertía en la estrella de Sálvame tras su vuelta | GTRES

Un premio muy destacado, y que otras colaboradoras como Lydia Lozano todavía no han podido conseguir a pesar del tiempo que llevan trabajando en la cadena.

De hecho, con cierta malicia insinuaba en su momento que "Carmen se lo merece porque lleva mucho tiempo delante y detrás de cámaras".

"Yo conozco gente que lleva más tiempo detrás de cámaras y no tiene foto", apuntillaba Kiko Matamoros, que nunca ha terminado de tragar a Borrego.

▶️ Despidos fulminantes en Sálvame: A la calle dos pesos muy pesados del programa.

La llamada de atención de los directivos de Sálvame a Carmen Borrego

Y por si eso no fuese suficiente, también anunciaban que Carmen Borrego tendría acceso a su propio personal de maquillaje y peluquería. Una cuestión que enfurecía por completo al resto de colaboradoras, que llevaban tiempo pidiendo poder disfrutar de esos privilegios.

De hecho, tal y como comentaban, solo los presentadores tendrían derecho a disfrutar de su propio estilista, mientras que los demás deben buscarse sus propios medios fuera del programa. 

Así, Patiño advertía que "como a mis directores no les importa mi aspecto físico, a partir de ahora no me vuelvo a arreglar". "Mañana vengo en pijama o en chándal", alegaban sus compañeras.

Primer plano del personaje
Carmen Borrego ha recibido un toque de atención por su escasa participación en el programa | Mediaset

Sin embargo, parece que esa época dorada de Carmen en Sálvame ha llegado a su fin, habiendo recibido un toque de atención por parte de los directores.

Atravesando su momento más bajo debido a la fuerte caída de audiencia, los colaboradores del programa están siendo observados con lupa.

Y es que ni siquiera los altos cargos de la talla de David Valldeperas se libran, habiendo sido fulminantemente despedido.

Plató Sálvame Deluxe
Plató Sálvame con los colaboradores | Mediaset

Al igual que Carlota Corredera, que ha abandonado el programa para centrarse en otros proyectos. Mientras que otras como Belén Esteban  han sido ascendidas y presentarán su propio programa al más puro estilo talk-show.

De esa forma, queda claro que cualquier salida de tono puede salirles muy cara a los protagonistas del vespertino. De momento, la hija de María Teresa Campos ya ha recibido una clara advertencia. "Tu nula aportación va a tener consecuencias muy duras", le habría comunicado Jorge Javier Vázquez.

"La dirección de Sálvame considera que, debido a tu poco esfuerzo en las últimas semanas, debes ser castigada para hacer justicia con tus compañeros, que siguen remando a favor del programa".

Plató de Sálvame con los colaboradores
Sálvame no pasa por su mejor momento | Telecinco

Algo ante lo que Carmen Borrego no daba crédito. "Hace nada era la empleada del mes, la estrella del momento, pero parece que su brillo empieza a apagarse". De hecho, apuntaban que de las 3 horas que dura el programa, Carmen tan solo habría intervenido durante 50 segundos.

Y solo para opinar sobre el paso de Isabel Pantoja por el juzgado. Justo por eso parece que finalmente su actitud ha llevado a los directores a llamarle la atención.

Además, y como castigo, decidían quemarle en pleno directo la foto que le habían colgado en el pasillo de la fama de Mediaset. Algo que no le sentaba nada bien.