La periodista Carme Chaparro

Carme Chaparro destapa al 'monstruo' que la amenazó hace años: 'Sé que fuiste tú'

La periodista ha dejado sorprendidos a sus seguidores en las redes sociales

La periodista Carme Chaparro ha sacado a la luz uno de los temas que más le afectaron hace años. Una persona anónima se dedicó a enviarle cartas insultándola y amenazándola fuertemente y ahora lo ha querido compartir con sus seguidores en las redes sociales para concienciar sobre este problema. Este sábado la comunicadora, nacida en Salamanca, sorprendía a sus miles de fans en Instagram revelando que en el pasado fue víctima de acoso y amenazas de muerte.

«Hoy, tirando cosas viejas, he encontrado esto. El primer capítulo de lo que se convirtió en amenazas de muerte», escribía Carme Chaparro en un post que acompañó de una imagen de la primera carta anónima que recibió. «Vieja pelleja», «inútil» o «falsa y tramposa» son solo algunas de las joyas que le dedicó en su primera misiva un autor anónimo.

La periodista aprovechaba la ocasión para dirigirse públicamente a la persona anónima que intentó amedrentarla hace años. «El hombre que lo escribió, hace casi 20 años, me estará leyendo. Sé que fuiste tú. Y sigues siendo un mierda», señalaba la periodista.

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

Según contaba, la carta que muestra en la red social «llegó a casa por correo postal, con mi nombre intencionadamente mal escrito». En un primer momento, prosigue, «no le di más importancia. De hecho, pensé que lo había tirado. Un, o una, imbécil más». No obstante, la cosa no terminó ahí. «Luego llegaron más anónimos. Con faltas de ortografía demasiado evidentes como para ser reales. Alguien intentando parecer inculto», señalaba Carme Chaparro.

Estas misivas anónimas, «cada vez más amenazantes», se convirtieron dos o tres meses después en «amenazas de muerte. Muy concretas. Con muchos datos personales», explicaba la periodista en Instagram. En aquel momento, Carme Chaparro no contó a nadie lo que le estaba pasando.

«Pensé que no se podía hacer nada. Pero vomitaba del miedo que tenía», reconocía a sus seguidores en la red social. Curiosamente, la periodista se fijó un buen día en los matasellos. Su amenazador enviaba las cartas desde diferentes ciudades españolas, algo que hizo que Carmen Chaparro se preguntase «¿Quién viajaba tanto?».

La respuesta más esperada

Algún tiempo después obtuvo la respuesta a esta cuestión. «Comiendo un día con una amiga a quien se lo conté. Día tal en Bilbao. Día cual en Valencia. Día pascual en Cádiz. Y resulta que los lugares y las fechas coincidían con la gira promocional de alguien que trabajaba cerca de mí», explicaba la comunicadora en su cuenta de Instagram.

Para Carme Chaparro, «saberlo me hizo sentir poderosa, porque ese tipo es un mierda que necesita amenazar y asustar para creer que es alguien y que tiene el control». La también escritora reconocía que nunca le llegó a decir nada al supuesto acosador, aunque se arrepiente de no haberlo hecho. Además, Carmen Chaparro también se lamenta ahora de no haber denunciado a este «monstruo» ante la Policía.

«Él no sabe que yo lo sé. Y alguna vez que nos hemos encontrado, porque afortunadamente está muy lejos de mi vida ya, viene a saludarme como un perrito faldero», añadía en su relato la periodista de Salamanca. Tras revelar a sus seguidores este desconocido episodio de su vida, la periodista hacía un llamamiento a todas las personas que sufren algún tipo de acoso.

«Denunciad, buscad apoyo, exponed a los que os hacen daño. Las amenazas no se toleran, nunca. Porque ese ser quizá se lo esté haciendo ahora a otra mujer. Y esa mujer esté asustada. Y yo podría haberlo evitado», concluía. Y es que tras casi dos décadas, la periodista ha reflexionado y se ha dado cuenta de que lo mejor hubiese sido denunciar su caso para evitar seguir recibiendo estas misivas tan desagradables.