Jordi González en el plató de Supervivientes

Última hora: 'Supervivientes 2021' confirma al fin su primer concursante

El nombre del participante no aparecía en las quinielas iniciales

El bailaor Antonio Canales es el primer concursante confirmado de la nueva edición de ‘Supervivientes’, que está cada vez más cerca.  ‘El programa de Ana Rosa’ ha sido el encargado de dar conocer este mediodía el nombre del participante, que no se encontraba entre las quinielas de posibles robinsones.

Este artista, nacido en 1961 en Sevilla, se embarcará en una nueva experiencia que seguro que supondrá un antes y un después en su vida. Y es que, a pesar de tener un gran éxito a nivel internacional, este bailaor flamenco ha sufrido mucho por sus coqueteos con las drogas y las traiciones.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Su carrera comenzó en el Ballet Nacional y después se marchó a París, cuna de su fama internacional. En los años 80 y 90 se hizo con numerosos galardones y en 1992 creó su propia compañía. Tan solo tres años después, Antonio Canales recibió el Premio Nacional de Danza.

Entre sus creaciones más importantes hay que destacar ‘Torero’, ‘Gitano’, ‘La Cenicienta’ y ‘Ojos verdes’.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Sus polémicas más destacadas

A pesar de su larga carrera profesional, el artista sevillano ha destacado también en el papel couché por sus escándalos. De hecho, en 2011 Antonio Canales vivió un episodio de lo más duro. Mientras estaba en una playa nudista en Sitges, Barcelona, le grabaron haciéndole sexo oral a su entonces pareja.

Estas imágenes se emitieron en televisión y su familia se enteró entonces de su secreto mejor guardado, le gustaban también los hombres.

Por si esto fuera poco, Antonio Canales descubrió al tiempo que quien le había traicionado había sido su pareja a cambio de 14.000 euros. A raíz de este episodio tan dramático, el artista sevillano llegó a pensar incluso en quitarse la vida, según sus propias palabras.

Años antes, el bailaor ya había sido protagonista de otro tremendo escándalo. En septiembre del año 2000, Antonio Canales se encontraba de gira por México.

La película ‘Vengo’, en la que interpretaba al protagonista, clausuraba la Mostra de Venecia, así que cogió un avión desde México DF para viajar hasta allí y poder disfrutar de ese momento de gloria.

Para llegar a su destino final tenía que hacer escala en el aeropuerto JFK de Nueva York, donde nada salió como el artista esperaba.

Lamentablemente, Antonio Canales nunca llegó a Italia, ya que la policía le retuvo y tuvo que pasar la noche en el calabozo. El sevillano denunció el trato vejatorio que había recibido allí y contó que le tuvieron semidesnudo y atado a otros detenidos por una cadena.

La razón de esa detención pudo estar en un episodio ocurrido años antes, cuando la policía estadounidense encontró en un bolsillo del artista sevillano un trozo de hachís. No obstante, Antonio Canales no sabe si esto tuvo algo que ver, puesto que tras este suceso había vuelto varias veces a Estados Unidos, sin sufrir ningún tipo de percance.

Su regreso

Lo cierto es que no es ningún secreto que el artista tuvo problemas con las drogas. De hecho, el bailaor sevillano confirmó en una entrevista su adicción. Estos malos hábitos le dejaron hundido, perdió a su mujer e incluso la ilusión por su trabajo. Aunque Antonio Canales acabó ingresado, logró resurgir de sus cenizas como el ave fénix.

Hace tan solo unos meses que el bailaor volvió a la televisión. El motivo fue que llevaba algún tiempo trabajando con su compañero de profesión, Rafael Amargo, cuando este último tuvo problemas con la justicia y acabó detenido.

Ahora parece que Antonio Canales vuelve a la pequeña pantalla para quedarse. Y es que su sorprendente participación en el programa más extremo de ‘Telecinco’ promete no dejar indiferente a nadie.