Ana Rosa Quintana se rompe en el tanatorio para dar su último adiós

Ana Rosa Quintana se rompe en el tanatorio para dar su último adiós

La periodista, que está muy afectada por la noticia, ha abandonado la emisión de su programa para arropar a los familiares de Pedro Trapote Jr

No todo iban a ser buenas noticias para la conocida periodista Ana Rosa Quintana, y es que no está pasando por su mejor momento, ya que uno de sus amigos, Pedro Trapote, hijo del empresario madrileño Pedro Trapote ha fallecido en Sevilla a los 52 años sin esperarlo de manera repentina.

La presentadora y conductora del magazine estrella de las mañanas en Telecinco “El Programa de AR”, al conocer la triste noticia, se ha mostrado muy cabizbaja y realmente consternada ante lo ocurrido.

Una noticia que ha mantenido en vilo a una gran parte del mundo de la ganadería especialmente y que, todo apunta a que el ganadero, tras encontrarse mal, se dirigió a su dormitorio en donde inesperadamente falleció, dejando completamente rotos a familiares y amigos.

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Así mismo, el cuerpo ha sido trasladado hasta el tanatorio de La Paz en Madrid, donde la familia no ha dejado de recibir visitas con muestras de cariño tanto de allegados como de amigos del mismo y de la propia familia.

Otro de los rostros que tampoco ha querido faltar a uno de los días más tristes para la familia Trapote, ha sido Ana Rosa Quintana, que durante la mañana de hoy ha abandonado la emisión antes de tiempo para marcharse al tanatorio y apoyar a los que son sus amigos.

Pedro Trapote

El conocido ganadero de 52 años e hijo mayor del famoso empresario Pedro Trapote, fue encontrado muerto en su finca de ‘Las Majadillas’, ubicada en el término de la localidad sevillana de Castillo de las Guardas.

Fuentes cercanas a la familia, le han explicado al medio ‘Efe’, que por ahora se desconocen las causas de la muerte, aunque se baraja la posibilidad de que el desencadenante haya sido un infarto. Podría ser debido a ello porque, tal y como relatan las fuentes anteriormente mencionadas, apenas un día antes del fallecimiento, se trasladó hasta el hospital de Sevilla por tener ciertas molestias que él mismo creía que podrían tener relación con el actual virus de la Covid-19.

La periodista está destrozada

La presentadora Ana Rosa Quintana, no se ha desplazado sola hasta el tanatorio, sino que lo ha hecho acompañada de su pilar fundamental, su marido Juan Muñoz. A juzgar por las imágenes, la presentadora se ha mostrado visiblemente afectada. Y si recordamos las palabras que pronunció ayer durante la emisión de su programa, es una realidad el cariño tan grande que le guarda a la familia del ganadero.

Por ello, la periodista no se lo ha pensado ni un instante y se ha personad en el tanatorio para arropar en la manera de lo posible a un padre que acaba de perder a su hijo de tan solo 52 años de manera repentina y sin nadie esperarlo.

Muchos de los espectadores se habrán preguntado por qué Ana Rosa no estaba presentando la última parte del programa, y sí que lo estaba haciendo su compañero Joaquín Prat, que ha sido el encargado de conducir la mesa social mientras ella se trasladaba hasta el tanatorio para presenciar una de las peores imágenes del día y dar la triste despedida.

Como era de esperar, los familiares del ganadero, especialmente Pedro Trapote, su mujer y otros allegados, han llegado rotos al tanatorio. De la misma forma, también se han personado otros rostros conocidos y que mantenían una estrecha relación tanto con el difunto como con la familia en general. Personalidades como el cantante Juan Peña, Paloma Segrelles o la hija de Fran Rivera y Eugenia Martínez de Irujo Cayetana Rivera.

Si algo le caracterizaba a Pedro Trapote según sus familiares y círculo más cercano, era su simpatía y empatía en el mundo del toreo.