Ana Rosa Quintana en 'El Programa de Ana Rosa' el 10 de enero del 2017

Ana Rosa Quintana cuenta en directo por qué ha engordado

Ana Rosa Quintana no puede acudir al plató de Telecinco, pero continua sus quehaceres desde su domicilio. La presentadora ha confesado que ha engordado y desvela los motivos en directo

La modalidad de teletrabajo se ha implantado en España desde que se desató la pandemia sanitaria por coronavirus en el país. Se hace extraño ver a los presentadores de los programas de televisión informando desde sus casas. 

Sin embargo, la necesidad de preservar la seguridad sanitaria del resto de los compañeros de plató, aquellos que son susceptibles de haber contraído el virus son enviados a sus hogares y continuar su jornada laboral desde allí.

Este ha sido el caso de Ana Rosa Quintana quien el pasado 24 de marzo fue confinada en su casa madrileña por haber estado en contacto directo con una persona que había dado positivo en Covid. 

La presentadora entró al programa la mañana siguiente mediante una videollamada desde su domicilio. Ana Rosa Quintana aseguró que se encontraba en perfectas condiciones, pero que por seguridad seguiría con el programa desde su casa. 

¡Síguenos en Youtube! 📹El canal de España Diario con los mejores vídeos y los directos que te interesan en tu móvil ➡️Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

«He tenido contacto estrecho de un positivo y, aunque mis pruebas de COVID-19 han dado negativas, me someto a una cuarentena preventiva a la espera de realizarme otras pruebas en los próximos días», explicaba desde el salón de su hogar.

Eso sí, la presentadora ha confesado que los estragos de no moverse están pasando factura a su cuerpo. La periodista afirmó que ha engordado, pero eso no ha sido un problema para probar el dulce típico de la Semana Santa: las torrijas. 

«Yo fenomenal, engordando. Imagínate en Semana Santa y sin poder salir de casa. Ya he probado las torrijas», dijo entre risas. Y es que la tranquilidad de teletrabajar tiene su parte negativa y es la falta de ajetreo que, en ciertas ocasiones, ayuda a mantener el peso. 

Ana Rosa asegura estar tomando todas las medidas para no contagiarse

La presentadora de 'El programa de Ana Rosa' se ha realizado las pruebas y ha dado negativo. Aun así, siguiendo los protocolos sanitarios, la veterana de Telecinco deberá permanecer unos días más confinada a la espera de que pase la alarma.

«Yo he estado a dos metros de distancia del positivo. Me hice un test de antígenos negativo, PCR negativo y aquí sigo, en cuarentena. Yo no me quejo porque creo que hay que hacer las cosas bien», apuntó. 

Ana Rosa explicó el pasado 25 de marzo a los telespectadores de su programa que «he tenido contacto estrecho de un positivo y, aunque mis pruebas de COVID-19 han dado negativas, me someto a una cuarentena preventiva a la espera de realizarme otras pruebas en los próximos días». 

Ante semejante noticia, han sido muchos los interesados en conocer el estado de salud de la presentadora y en transmitirle sus apoyos. Ana Rosa Quintana ha agradecido públicamente a quienes han manifestado su preocupación por ella. «Muchas gracias por todo el cariño y apoyo que me ha llegado desde todos los rincones de España», objetó. 

Además, prometió a sus seguidores continuar al frente del programa desde su casa hasta que pueda reincorporarse a su puesto de trabajo, ya que por ahora sigue confinada. 

Ana Rosa Quintana cambia de 'oficina'

La primera conexión con el programa matinal que la presentadora realizó desde su residencia, lo hizo desde su salón. Ana Rosa Quintana se sirvió de Skype para presentar el magacín por lo que la calidad técnica no era óptima. 

En cambio, el último programa lo condujo desde otra estancia de su domicilio. Una especie de despacho con una ventana al fondo que daba a su jardín y un bonito cuadro. 

En esta ocasión, la cadena dotó a la presentadora de los recursos técnicos necesarios, como un micro de solapa, para llevar a cabo una emisión de calidad. 

Se trata de la segunda vez que Ana Rosa Quintana tiene que presentar 'El programa de Ana Rosa' desde su casa. La primera fue en abril cuando se vio obligada a ausentarse a causa de una faringitis.