Rosa Benito en un photocall de Termix

Se acabó el buen rollo: Rosa Benito le declara la guerra a su sobrina, Rocío Carrasco

Después de las demoledoras acusaciones que Rociíto ha hecho en su documental contra Amador Mohedano y su hija Chayo

La guerra dentro del clan de los Mohedano no ha tardado en explotar, y es que con tan solo cuatro capítulos de su documental, Rocío Carrasco ya ha arremetido sin miedo contra varios miembros de su familia, entre los que se incluye a  José Ortega Cano, Amador Mohedano o su prima Chayo.

A pesar de que todavía nos queda mucho por destapar, como los motivos que llevaron al distanciamiento con sus hermanos Gloria Camila y José Fernando, o la raíz de ese rencor que la hija de 'la más grande' parece guardarle al que fuese marido de su madre, ya hemos podido ver un adelanto acerca de lo que Carrasco piensa realmente del torero.

«Mi madre se equivocó al casarse con él», no dudaba en sentenciar la protagonista del momento. Unas demoledoras palabras que no le han hecho mucha gracia al diestro, quien ha evitado pronunciarse al respecto. 

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Por otro lado, quien también ha salido escaldado ha sido su tío, Amador Mohedano, al que ha pintado como un hombre sin escrúpulos y al que solo le interesa el dinero. Rociíto no dudaba en acusar al hermano de su madre de haber sacado provecho con la exclusiva de su boda, gracias a la cual se embolsó una importante suma de dinero.

Eso, sumado a una gran traición por su parte, ya que supuestamente filtró unas imágenes durante su luna de miel con Antonio David Flores, rompiendo así un gran secreto que no conocían ni siquiera los novios. 

«La persona que estaba haciendo de intermediario y de interlocutor tenía una beneficio de eso también. Y era Amador», sentenciaba Carrasco. «La luna de miel nosotros no sabíamos a dónde íbamos hasta que no montamos en el avión. Esto era algo que solo sabían Amador y Javier Osborne, el director de la revista. Cuando volvímos a España se publicaron las fotos...»

Unas acusaciones que, al parecer, han causado un tremendo revuelto en el entorno familiar, ya que en un primer momento Amador defendió a su sobrina y aseguró que no estaba al tanto del infierno por el que había pasado durante su matrimonio con Antonio David. De hecho, incluso se ofreció a ir a buscarla si lo necesitaba. 

El hermano de Rocío Jurado ha optado por defenderse alegando que él no tenía ni idea de nada, y ha mostrado su desconcierto ante esta actitud demoledora por parte de su sobrina.

«No entiende que su sobrina haya cambiado tanto de opinión. Ha podido haber diferencias en cuanto a gestión o decisiones que se han tomado, pero no ha habido nada grave como para que se rompa esto así».

Al parecer, después de esa imperdonable traición, Carrasco tomó la decisión de romper todo lazo laboral con su tío, tal y como relató en su documental. «Él quería ser mi representante, pero llegó a la conclusión de que eso no lo quiero, que no voy a trabajar más con él».

Por otro lado, la que tampoco ha salido muy beneficiada en los últimos capítulos ha sido Chayo Mohedano, hija de Amador y Rosa Benito, y a la que Carrasco no ha dudado en acusar de haberle fallado en uno de los momentos más importantes de su vida.

Justo cuando, estando embarazada de su segundo hijo, descubría la infidelidad de Antonio David con una camarera. Aunque, lo peor resultó ser la traición a la que se vio sometida por todos aquellos que la conocían, incluída su prima, ya que todos sabían que su marido la estaba engañando, pero nadie le dijo nada. «Me llamaban cierva embarazada».

Algo, que choca mucho con el texto de apoyo que Chayo compartió en sus redes sociales tras conocer el relato de maltrato de su prima durante los primeros capítulos. «Aprendamos y no juzquemos sin saber. No al maltrato en ninguna de sus formas», escribía.

Y, tras comprobar como tanto su exmarido como su hija eran atacados de esa forma por Rociíto, ha sido Rosa Benito la que ha salido en su defensa y le ha declarado la guerra por completo a su sobrina. Tanto es así, que incluso la tachaba de mentirosa, alegando que «mi hija Rosario no se lo merece».

A pesar de que en un primer momento Rosa rompía a llorar impactada por el testimonio de su sobrina, parece que poco a poco los comentarios la han indigando de tal forma, que no duda en arremeter directamente contra ella. 

«A mi nadie me puso alas... pero aprendí a volar», comentaba en referencia a las palabras en torno a las cuales gira la docuserie de Carrasco, en las que asegura que le cortaron las alas, pero aprendió a volar y a renacer de las cenizas como el ave fénix.