Agentes de la Policía Nacional, en la puerta del edificio donde se ha producido el triple crimen en Úbeda

Shock en Úbeda tras el triple asesinato machista: Iván y Adrián, los hijos fallecidos en el crimen

Según los datos, este 2020 han fallecido ya 21 mujeres por malos tratos o por asesinatos machistas en nuestro país y 37 menores a manos de sus padres desde 2013

La ciudad de Úbeda  todavía está en shock tras conocerse el terrible triple asesinato ocurrido en un cuarto piso de la ciudad. Francisco Javier, más conocido como Paco, acababa con la vida de su mujer, Belén S.R., y de  sus dos hijos, Iván de 12 años y Adrián de 17, para después lanzarse por el balcón de su vivienda, un cuarto piso.

Ninguno sobrevivió a la terrible matanza que tuvo como autor al padre de familia a cuchilladas. Según ‘Telecinco’, el suceso no podía ser intuido por nadie, pues se iban a mudar a una casa que se habían comprado en la misma ciudad y nunca había habido denuncias por malos tratos ni comportamientos machistas.

Nadie podía intuir esta situación en el entorno de la familia

El asesino se había reincoporado  hacía pocos días a su puesto de trabajo tras haber sufrido un ERTE  y nada hacía indicar, tanto en su entorno laboral como en el entorno que tenían en su localidad de que este suceso podía ocurrir. De hecho, sus compañeros de trabajo no daban crédito a lo sucedido, pues Paco no hacía presagiar lo que iba a acontecer poco después.

Los compañeros de instituto de Adrián  le han despedido llenos de emociones. Era un tímido y responsable adolescente, al que su máxima afición, la pintura, le servía para expresar sus sueños

Sobre Iván, el menor de 12 años, no ha trascendido demasiado información, pero el suceso también ha conmocionado tanto a sus profesores como a sus compañeros de clase.

Las llamadas al 016 han aumentado durante el confinamiento

A lo largo de estos meses de confinamiento, las llamadas  al 016 han aumentado, y es posible que haya tenido algo que ver en que aumentase el deterioro en el ambiente familiar. Según los datos, este 2020  han fallecido  ya 21 mujeres por malos tratos o por asesinatos machistas en nuestro país. Desgraciadamente, los datos indican que tan solo un 15% habían denunciado este tipo de situaciones. 

Victoria Rosell, delegada del Gobierno en materia de Violencia de Género: «Esto nunca es un arrebato, son situaciones de violencia estructural y silenciadas que cuando se desencadenan ya no tienen remedio, por eso insistimos tanto en que denuncie la gente, no solo la víctima, sino también su entorno familiar y la vecindad, llamar al 016 o al 112 si es una emergencia salva vidas».

Este es el quinto suceso mortal que se ha consumado durante el Estado de Alarma y es la víctima  número 1.054 a manos de su marido desde que en el año 2003 se empezaron a contabilizar las víctimas de violencia de género en España.

Si tenemos en cuenta los menores asesinados por este tipo de crímenes, el número asciende a 3 en lo que va de año, y, desgraciadamente, Iván y Adrián son los dos primeros durante el Estado de Alarma. Desde hace siete años, el año  2013, ya son 37 los menores asesinados por violencia machista en España.

La respuesta del Gobierno sobre este terrible suceso

Hasta el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, manifestó que este caso había sido catalogado como violencia machista y quiso trasladar las condolencias a los familiares de las víctimas: «El Gobierno, como el conjunto de la sociedad, siente la pérdida de estas tres vidas. La mejor manera —para evitar más asesinatos machistas es— seguir luchando para que no haya una víctima más».

Irene Montero, ministra de Igualdad, junto a la delegada del Gobierno de Violencia de Género también han expresado su «más absoluta condena y repulsa por estos asesinatos machistas», así como también han trasladado el apoyo al entorno de las víctimas del caso de Úbeda.

«Ya son tristemente cinco las mujeres asesinadas en Andalucía y 21 en España en lo que llevamos de año», ha manifestado Sandra García, delegada del Gobierno en la comunidad andaluza. También ha refrendado que se le llame a las cosas por su nombre, en defensa de que este caso ha sido por violencia machista y que no se le llame violencia doméstica o familiar.