Foto de Silvia Soriano

Giro en el caso de Silvia, la española de 25 años desaparecida hace días lejos de casa

Silvia Soriano Morente desapareció el sábado en Ámsterdam y encontraron sus pertenencias en el río

Los allegados de Silvia Soriano Morente llevan cuatro días sin pegar ojo por la desaparición de esta joven de 25 años. La yeclana fue vista por última vez el pasado sábado en la capital holandesa, Ámsterdam, y desde entonces ni rastro. Una información aportada por varios testigos podría dar un vuelco a la investigación.

Por ahora todas las labores de búsqueda han resultado en vano y sigue la preocupación en torno a su situación. La policía sigue centrando todos sus esfuerzos en el rastreo de un río cercano donde aparecieron sus pertenencias. Pero esta última información ha motivado la apertura de una nueva línea de investigación.

Y es que según algunos medios locales, varios testigos aseguran haber visto a la joven en un albergue de indigentes de la ciudad. Los padres de Silvia y su pareja se encuentran ya en Ámsterdam para seguir de cerca las labores de la policía. Las últimas novedades dan nuevas esperanzas para hallarla con vida.

La desaparición de Silvia Soriano

El paso de las horas está resultando desalentador para el entorno de Silvia, pero no pierden la esperanza de un feliz desenlace. La joven de Yecla (Murcia) desapareció el sábado, y encontraron sus pertenencias en la orilla del río. Ahí estaba su ropa, el teléfono móvil y otros objetos personales. 

Foto de Silvia Soriano, desaparecida
Buscan a Silvia, una yeclana desaparecida | Cedida

Desde entonces, la policía ha estado rastreando el cauce del río con una embarcación pero sin éxito. Han difundido la fotografía de Silvia y han hecho un llamamiento a la colaboración ciudadana con la esperanza de encontrar alguna pista. Gracias a esta petición, en las últimas horas se han producido avances.

Varias personas aseguran haber visto a una joven con los mismos rasgos físicos en un albergue de indigentes de Amsterdam. De hecho, el entorno familiar ha confirmado que Silvia sufrió una pérdida de consciencia que podría estar detrás de su desaparición. Creen que podría haberse desorientado.

La última vez que la vieron

Silvia Soriano es una chica natural de Yecla que lleva cinco meses viviendo en Ámsterdam, donde trabaja en un hotel. Siempre ha tenido un espíritu aventurero y los que la conocen la definen como una trotamundos. Fue precisamente esa sed de ver mundo lo que la llevó a desplazarse hasta la capital holandesa.

▶️ Federico, la estrella del rugby muerto a la salida de un bar

Anteriormente estuvo viviendo en Isla Mauricio, donde se desempeñó como profesora, y en Italia. Su pareja es precisamente un chico de origen italiano, con el que recientemente se había trasladado a vivir a Holanda. A pesar de haber estado largas temporadas fuera de España, siempre ha mantenido un vínculo con Yecla.

Silvia, licenciada en Filología Francesa, es una apasionada de los idiomas y una chica muy inteligente y responsable. La fecha en la que desapareció se encontraba con una amiga de la infancia recorriendo la feria de Westerpark. A las diez de la noche se separaron para ir cada una a su casa, y ya no la vieron más.

Gran preocupación en Yecla

El ministerio de Asuntos Exteriores está en contacto con las autoridades holandesas y la familia de Silvia a través del consulado. Esperan que en las próximas horas, lo antes posible, se pueda resolver este caso que tiene angustiada a la familia. Todos rezan por un feliz desenlace, y que todo quede en un susto.

Fotos de Silvia Soriano, desaparecida
Silvia Soriano desapareció hace cuatro días en Ámsterdam | España Diario

La noticia ha causado gran estupor en Yecla, la localidad murciana donde los padres de la chica tienen un taller mecánico. Las redes sociales se han movilizado para ayudar a su localización: “Esta es Silvia, fue vista por última vez el sábado, intentamos contactarla pero lo último que nos envió fue un lugar al lado de Westerpark”.

“Su ropa fue encontrada completamente mojada junto a un río dentro del parque, y esta es la única prueba que tenemos”, se puede leer en esta publicación. La policía holandesa busca a Silvia con helicópteros, buzos y agentes a pie de terreno. Mientras, sus allegados cruzan los dedos para que la pesadilla acabe pronto.