policia nacional

Fernando, el médico español que se fue al supermercado y nunca más volvió a aparecer

El doctor Cuadrado no tenía enemigos ni en el trabajo ni en su entorno más próximo

La Policía ha reactivado la búsqueda de un médico español que desapareció hace 30 años. El doctor Fernando Cuadrado se marchó al supermercado a hacer un recado y nunca más regresó.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

A través de un retrato robot que imagina cuál sería el aspecto del desaparecido ahora, la Policía ha reactivado la búsqueda. Y es que a día de hoy su familia no sabe qué fue lo que pasó en el momento de su desaparición y llevan muchos años esperando una explicación que lo aclare todo.

Este caso es especialmente intrigante. Hace 30 años, Fernando Cuadrado salió de casa en A Coruña para desplazarse hasta el supermercado y nada más se volvió a saber de él.

«Para nosotros sería un alivio saber qué pasó; es una herida abierta», dice su hijo mediano, Fernando de nombre y médico también de profesión a ‘elmundo.es’.

Una verdadera incógnita

El sábado 29 de diciembre de 1990, Fernando Cuadrado y su mujer María del Carmen García celebraban su sexto aniversario de bodas. Para conmemorar esta fecha tan significativa la pareja iba a cenar en casa con unos amigos. Por este motivo María del Carmen pidió a su marido que se llevase unas piezas de carne a un supermercado cercano para que se las troceasen correctamente.

Alrededor de las 20 horas, Fernando Cuadrado salió de su edificio en dirección al supermercado, mientras su mujer y sus tres hijos, Carmen, Fernando y Ana, esperaban en casa su vuelta.

Unos 400 metros separaban la casa de este médico y el supermercado, unos cinco minutos de paseo andando.

Tras la desaparición, los testimonios recogidos no fueron concluyentes para saber cuál fue el trayecto que recorrió exactamente. En la carnicería del establecimiento no recordaban haberlo atendido, mientras que el dueño de un hostal próximo a su domicilio afirmó haberlo visto regresar con la bolsa. Además, unos vecinos explicaron que se habían encontrado con él justo cuando Fernando Cuadrado se dirigía a la entrada del edificio.

«A día de hoy, lo único que tenemos claro es que no se puede descartar nada», dice su hijo. No había indicios de que el doctor Cuadrado hubiera planeado desaparecer, más bien lo contrario. «Dejó en casa la documentación, la cartera, las gafas...», cuenta Fernando Cuadrado hijo. Su coche estaba aparcado en la plaza de garaje y nunca se realizaron movimientos en sus cuentas bancarias.

Se sopesó la posibilidad de que accidental o voluntariamente hubiera caído al mar, a poco más de 100 metros de su casa. «Coincidió con mucho temporal y se hizo un esfuerzo importante para la rastrear la costa, pero no encontraron nada», explica el hijo.

Caso sobreseído

Ni en el Hospital de A Coruña, donde trabajaba como jefe del servicio de Rehabilitación, se le conocían enemigos ni en el entorno de la clínica de rehabilitación privada que tenía se halló ninguna pista solvente.

El doctor Cuadrado era además miembro numerario del ‘Opus Dei’ y dirigente de la asociación ‘Pro vida’, donde tampoco arrojaron luz sobre su desaparición.

Un mes después, a finales de enero de 1991, la familia de Fernando Cuadrado recibió dos llamadas de una mujer que decía hablar en nombre de la organización terrorista ‘GRAPO’ reivindicando su secuestro. Aunque se exploró esta vía, no se encontró ningún cabo suelto y se cerró el caso como una llamada falsa.

En marzo de 1991, tres meses después de que Fernando Cuadrado desapareciera, el juzgado de instrucción número 1 de A Coruña decretó el sobreseimiento provisional del caso al no hallar indicios de la comisión de ningún delito.

La misteriosa desaparición de Fernando Cuadrado fue perdiendo así relevancia mediática y la Policía tampoco encontró más hilos de los que seguir tirando.

«Contábamos con mucho apoyo por parte de la familia y con una madre que tiró de los tres transmitiéndonos fuerza y voluntad de seguir para adelante», añade el mediano de los hijos de este doctor desaparecido.

Con la ayuda económica de la fundación del Colegio de Médicos de A Coruña, él pudo cursar estudios de Medicina y sus hermanas licenciarse en Arquitectura e Ingeniería.

Necesitan saber la verdad

La Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta, UDEV, de la Policía Nacional de A Coruña, con el beneplácito de la familia de Cuadrado, ha sido quien ha tenido la iniciativa de resucitar el caso ahora.

Las dudas acerca de este tema han hecho que los investigadores hayan elaborado una reconstrucción del aspecto que tendría el doctor Cuadrado en la actualidad, a los 79 años, y han distribuido el retrato robot a nivel internacional.

«Entendemos que en su momento pudo haber gente que supiera algo, que viera algo o tuviera alguna información y que, por diferentes motivos no pudieran manifestarse. Les rogaríamos que lo hicieran ahora. Si tienen algo importante que decir, que se pongan en contacto con la Policía», hace un llamamiento a la colaboración ciudadana Fernando Cuadrado hijo.

«Saber qué pasó en concreto y no andar barajando todas las suposiciones sería muy importante para nosotros», añade.

Son más de 30 años viviendo con una gran incógnita y su familia se merece una explicación de lo sucedido. Y es que si alguien vio algo nunca es tarde para contarlo.