Imagen de Luke Ramone, el niño que ha muerto en Dublin jugando con un globo.

Ramone, el niño de solo 8 años que murió jugando con un globo: era su cumpleaños

Los padres del niño han querido romper ahora su silencio y hablar de su tragedia

Se llamaba Luke Ramone, tenía 8 años y su vida terminó de un momento para otro. De golpe y porrazo, Luke se fue durante el día de su cumpleaños y haciendo algo tan doméstico como jugar con un globo. El suceso tuvo lugar en abril de 2021, dejó la ciudad de Dublín absolutamente helada y ahora los padres del niño han querido contar qué pasó realmente. 

En declaraciones al portal irlandés thejournal.ie, madre del pequeño, Hilary McSweeney, ha explicado que la escena fue tan desoladora como inesperada. Pues nadie podía prever que el hecho de regalarle un globo al pequeño Luke Ramone, acabaría en tragedia. 

Y es que, sin saberlo sus padres, el pequeño murió tras inhalar helio del globo. Según explicó la madre del niño, este estubo jugando con el globo y, cuando le llamaron para cenar, el menor no respondió. 

Al subir, los padres del pequeño Luke Ramone Harper vieron que el niño tumbado boca abajo en la cama con un globo casi desinflado en la cabeza.

La desesperación de los padres

En verlo, los padres del niño sacaron a Luke Ramone al jardín para tratar de reanimarle. Fue estéril y decidieron llamar rápidamente a una ambulancia. 

A pesar de los intentos por salvarle la vida —le practicaron varias veces la maniobra RCP—, el niño murió en el hospital tras una parada cardíaca. La madre, recordándolo, insiste: "Me sentí totalmente entumecida, con el corazón roto y con un dolor que no se pueden ni imaginar". 

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Sucesos

"Este caso no se podía haber previsto"

Pues fue un infortunio de dimensiones bíblicas. Pues nada hacía prever que un hecho tan doméstico como el de regalarle un globo a un niño por su cumpleaños, acabaría en tragedia. 

Entrevistado por el mismo medio citado anteriormente, el doctor irlandés Gallagher explicaba que algo como lo que acabó ocurriendo era imposible de presagiar. "Este caso no se podía haber previsto. Fue tan inusual y tan desafortunado", dijo. 

Al final, ahora, los padres de Luke Ramone Harper, Hilary McSweeney y Martin Harper han querido romper su silencio para concienciar a los otros padres. Estos quieren conseguir que ninguna otra familia vuelva a pasar por lo que les tocó vivir a ellos. 

Así que, si hay globos de helio por casa, los padres de Luke Ramone Harper insisten ahora con el hecho de "asegurarse de desecharlos correctamente".