Montaje con foto de Esther López

Qué pasó en casa de Óscar, el sospechoso de la muerte de Esther López: más pistas

Los investigadores trabajan con la hipótesis de que el cadáver nunca llegó a estar en casa de Óscar

Tras varias semanas de incertidumbre, el caso Esther López ha tomado velocidad y parece estar llegando a su fin.

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

La policía ha estrechado el cerco sobre el principal sospechoso y ha registrado su coche y su vivienda. Óscar, amigo de la víctima, es también la última persona que la vio con vida.

Además incurrió en varias contradicciones y hay varios indicios que señalan su implicación. Ahora la Guardia Civil tendrá que demostrar su principal línea de investigación, que apunta a Óscar como autor del atropello mortal de Esther. Las muestras de ADN halladas en su chalé podrían ser clave.

La policía sigue analizando pieza por pieza y a fondo el coche del sospechoso. El pasado martes dieron por finalizada la inspección de la casa, que se alargó durante tres días y concluyó con la toma de varias muestras. A partir de las pruebas, creen saber qué pasó en casa de Óscar la madrugada del 13 de enero.

También te puede interesar:▶️Clamor por la muerte de María Fernanda: sabían dónde estaba y no hicieron nada

 

La principal hipótesis

La Guardia Civil tiene la convicción de que Óscar está implicado en la muerte de Esther López. Sin embargo, tras practicar varias pruebas han concluido que el sospechoso no llegó a entrar el cadáver en su casa. Así se deduce del registro efectuado esta semana en el chalé del joven en Traspinedo.

Montaje con foto de la víctima
Esther López fue atropellada mortalmente en Traspinedo | La Noticia Digital

Hay que recordar que Esther murió la madrugada del 13 de enero pero su cadáver no apareció hasta el 5 de febrero. El cuerpo estaba sorprendentemente bien conservado y parecía que lo habían movido de sitio. Una de las hipótesis es que lo guardaran y después lo pusieran en el lugar donde apareció.

Sin embargo, según informa OK Diario los investigadores trabajan con la hipótesis de que el cadáver de Esther no estuvo en casa de Óscar. Durante el registro han encontrado restos de sangre que podrían pertenecer a la víctima. Las pruebas ya están en el laboratorio para confirmar si coinciden con el ADN de Esther.

Transferencia indirecta

La hipótesis de que el cadáver de Esther no llegó a entrar en el chalé de Óscar sigue en pie. Lo que han estado buscando estos últimos días son restos de ADN que estuvieran ahí por transferencia indirecta, es decir, a través de Óscar. Si se confirma, el investigador tendrá que aclarar qué hacía la sangre de Esther ahí.

Sería un paso importante para conseguir por fin inculpar al joven, que de momento sigue en calidad de investigado. Los agentes están ahora a la espera de los resultados de las muestras halladas en varios puntos de la casa. También encontraron restos dentro del coche, aunque eso no es concluyente.

La principal prueba sigue siendo la confirmación de que el móvil de Esther estuvo dentro de la casa de Óscar. Además, la señal establece que Óscar estuvo con Esther tres horas después de que, según dijo él, la dejara en el cruce. Pero todo esto son solo, por ahora, pruebas circunstanciales.

La principal hipótesis

También lo son el hecho de que el coche tenga una hendidura en la parte frontal y que fuera lavado varias veces. O que al día siguiente Óscar no abriera su negocio, y contara varias versiones a la policía con muchas contradicciones. Todo esto sostiene las sospechas sobre él, pero es insuficiente para inculparle.

Agentes de la Guardia Civil inspeccionando el lugar donde se halló el cadáver de Esther López
Este es el lugar donde apareció el cuerpo sin vida de Esther | Europa Press

Según lo que han descubierto hasta ahora, el sospechoso no habría guardado el cadáver en casa para después deshacerse de él. Pero si habría llegado a casa manchado de sangre y habría dejado rastros en varios puntos de la casa. Lo que hizo después de atropellar a la víctima sigue siendo un misterio.

Hay muchas incógnitas por resolver aún en este caso, uno de los más complicados a los que se enfrenta la Guardia Civil. Mientras, sigue la presión social y el entorno de la víctima pide respuestas urgentes tres meses después de su muerte. Los próximos días serán clave para conocer el desenlace de esta historia.