Anna y olivia, las niñas desaparecidas en Tenerife junto a su padre, Tomás Gimeno

El padre de Tomás Gimeno está 'hecho polvo, no se le conoce, está destruido'

«Los sentimientos siguen siendo como los del primer día, de mucha sorpresa, de muchísimo dolor, de demasiado dolor incluso para hablar»

Se cumple un mes de una de las desapariciones más misteriosas y que ha causado un gran revuelo y así como una gran conmoción a nivel internacional. La desaparición de Anna y Olivia, las pequeñas de 1 y 6 años, a manos de su padre, Tomás Gimeno.

En estos días, en el conocido formato de las mañanas de Telecinco, 'El programa de Ana Rosa' algunos allegados de la familia han hablado para mostrar cómo se encuentran después de un mes de la desaparición de las niñas. Lo cierto es que el padre estaría totalmente destruido y la novia del desaparecido no entiende lo ocurrido.

La reportera del programa, trasladada hasta Candelaria, en el archipiélago canario, informa que, «la familia se ha cerrado en banda, han guardado para ellos esos sentimientos de dolor y han confiado plenamente en la investigación de la Guardia Civil».

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Así mismo, la comunicadora, en referencia a la familia, explica que: «Se mantienen en ese hermetismo, porque los sentimientos siguen siendo como los del primer día, de mucha sorpresa, de muchísimo dolor, de demasiado dolor incluso para hablar».

Por su parte, Toni, uno de los amigos del padre de las niñas desaparecido, ha querido expresar lo que siente y se muestra con esperanzas ante la vuelta del sospechoso y sostiene que «Sabemos que es incapaz de hacerle nada a sus hijas».

El padre de Tomás, roto de dolor

A lo largo de la conexión, la reportera del programa anteriormente mencionado se ha acercado hasta la casa de los padres de Tomás, el lugar donde estuvieron las niñas antes de que producirse la temida desaparición, cuando el padre, al recibir una llamada telefónica por parte del formato, y al ser preguntado respondía rápidamente: «No, no puedo...». Y colgó.

Por si fuera poco, parte del equipo también se había desplazado hasta el negocio familiar en donde uno de los trabajadores confiesa lo destrozado que está el padre de Tomás Gimeno: «Está hecho polvo. El padre está que no se le conoce, está destruido...».

Momentos de dolor y totalmente difíciles para el progenitor, puesto que tal y como argumentan algunos de los trabajadores, «su hijo era su mano derecha para todo... No tiene que ver nada, está prácticamente ni quiere hablar», terminan.

Toni, el amigo de Tomás

Entrando en directo en el programa, el íntimo amigo de Tomás insiste en: «Sabemos que Tomás es incapaz de hacerle nada a sus hijas. Es cuestión de tiempo que él se dé cuenta de que lo que ha hecho no tiene sentido». Igualmente: «Es cuestión de tiempo que vuelva con las niñas o que la Guardia Civil, la policía o las fuerzas de seguridad den con él».

Cuando le preguntan sobre su amigo: «Cien por cien estará arrepentidísimo y estará viendo que esto se le ha escapado de las manos». Además, explica: «Estará intentando no sé si... le da miedo. No sabrá ni cómo volver».

Para aprovechar la oportunidad de ponerse en contacto con su amigo Tomas, en el caso de que sea posible, el amigo del desaparecido lanza un mensaje para que pueda escucharlo: «Yo le diría que vuelva lo antes posible y que esas niñas necesitan no solo de su padre, sino de toda la familia».

«Toda la información la tiene la policía»

La novia del padre de las pequeñas tampoco da crédito de lo que está aconteciendo. Se ha convertido en el centro de todas las miradas en el momento de la desaparición. Tanto es así, que el sospechoso le regaló una caja con dinero como despedida. Por el momento se mantiene, lo tiene claro y así lo refleja en un mensaje que le ha enviado a una de las reporteras del magazine de las mañanas en el que escribe: «Hola, no comentaré nada, ni ahora ni en el futuro. Toda la información necesaria la tiene la policía y la causa esta secreta. Gracias por vuestra comprensión».