Fotografía de Manuela Chavero, desaparecida el 4 de julio de 2016

Un vecino de Manuela Chavero, desaparecida hace 4 años, confiesa haberla matado

La Guardia Civil detiene a un sospechoso que podría confesar el crimen

La Guardia Civil habría resuelto el caso de Manuela Chavero, la mujer vista por última vez en julio e 2016 en la localidad de Monesterio (Badajoz). Agentes de la UCO detuvieron a un vecino de la localidad a última hora de este jueves a un vecino del municipio en relación con su desaparición. 

El detenido, según avanzaba 'El Mundo', se trataría de un joven de 28 años que viviría en la misma calle que Manuela, en una vivienda separada por apenas una casa de la desaparecida. Un amplio despliegue de la Guardia Civil ha estado trabajando durante horas registrando la casa en busca de pruebas. Según explica 'ABC' el detenido habría reconocido haberla matado y estaría dispuesto a colaborar para encontrar su cuerpo 

Los investigadores tenían amplias sospechas sobre la posible participación del arrestado en la desaparición de Manuela desde hace meses. En los últimos días, se estaba cerrando el círculo alrededor de él, sobretodo después que una hermana de Manuela recibiera una carta anónima acusándolo de estar implicado en el caso. El joven y sus padres serian conocidos de Manuela y su familia. La desaparecida lo habría tratado desde niño. 

Antes de esta detención, la última actuación conocida de los investigadores fue apenas hace 3 semanas. Miembros de la UCO, junto a personal del servicio de Criminalística de la Guardia Civil y en colaboración con la Comandancia de Badajoz, hicieron el jueves, día 27, una serie de gestiones «que estaban pendientes por hacer» en el domicilio en Monesterio de Manuela.

En principio en ese momento se dijo que no era «nada precipitado por ningún hecho concreto» y apuntaban que no había «novedades» sobre el caso. Pocas semanas después, parece que se podría dar el paso definitivo para resolver una de las desapariciones más misteriosas de los últimos años en España. 

Y es que a Manuela Chavero se le perdió la pista la noche del 4 de julio de 2016. Acaba de estar con una amiga, que fue la última persona que la vio, y se dispuso a regresar a su casa en la Urbanización La Noria, a las afueras de Monesterio. 

A partir de ahí, nada más se supo de ello. Sus familiares encontraron al dia siguiente su casa totalmente vacía pero sin ningun indicio que alguien hubiera entrado forzando puertas y ventanas. Sobre la cama, estaban los pantalones que había llevado puestos el día anterior. Había varias luces encendidas, al igual que el televisor. Su cartera y el móvil estaban sobre una mesa. 

Desde entonces, familiares y asociaciones de desaparecidos como QSDGlobal han organizado varias batidas para intentar localizarla. La Guardia Civil también ha analizado diversos parajes de la zona como el embalse de Tentudía.


Comentarios