Montaje de fotos de un pozo y la ubicación del accidente

Una niña española de 7 años cae en un pozo de más de 5 metros de profundidad

La menor desapareció mientras caminaba junto a su padre

Todos los vecinos de la localidad de Puerto Lumbreras, en la Región de Murcia, contuvieron el aliento ante lo que le ocurrió a una niña de siete años. Lo que parecía un paseo entre padre e hija terminó de la forma más angustiosa tras precipitarse la pequeña por un pozo de cinco metros.

La menor se cayó al pozo sin que su padre pudiera evitarlo

Alrededor de las 19:30 horas una llamada al Centro de Coordinación de Emergencias del 112 alertó sobre lo que acababa de ocurrir. Era la voz de un padre angustiado y en aparente estado de nervios que pedía ayuda para rescatar a su hija.

La niña de siete años de edad se había precipitado por un pozo de más de cinco metros de altura. Concretamente por una oquedad situada en el Paraje de las Cuevas de Vélez Rubio, en Puerto Lumbreras.

Plano de detalle de la Guardia Civil
La Guardia Civil acudió de inmediato al lugar del accidente | Guardia Civil

El padre de la menor explicó que su hija había caído por una "antigua cueva" que se encontraba cerca del casco urbano del municipio.

Tras la llamada se desplazaron hasta el lugar efectivos de la Guardia Civil, Protección Civil y Bomberos. Además de dos ambulancias con técnicos sanitarios para atender a la niña.

Afortunadamente, los Bomberos pudieron acceder a la menor y procedieron a su rescate sin mayores complicaciones. A pesar de que en la zona existía peligro de derrumbes, los efectivos pudieron llegar hasta ella y sacarla del pozo. Eran las 20:20 horas cuando informaron sobre su rescate y los sanitarios la atendieron in situ.

Minutos después fue trasladada en ambulancia al Hospital Rafael Méndez de Lorca. Allí fue atendida de urgencias y le realizaron las pruebas pertinentes para descartar posibles lesiones. Tal y como informaron los bomberos, en ningún momento la niña perdió el conocimiento.

▶️ Muere Miguel, portero de primera división, con tan solo 28 años

No ha sido el único caso

Por desgracia no es la primera vez que un menor se precipita por un pozo. En la memoria de todos todavía está el recuerdo del pequeño Julen, quien perdió la vida con tan solo dos años en Totalán, Málaga hace tres años.

O más recientemente, el fallecimiento de Haider, un menor de seis años que permaneció tres días en un pozo en Afganistán. O Rayan que tuvo el mismo triste final en Marruecos.

El rescate de la niña de siete años en la Región de Murcia se suma a otro de parecidas características que tuvo lugar a principios de marzo. En este caso, se trataba de otra menor de ocho años que se precipitó por un pozo en la pedanía murciana de Torreagüera.

De nuevo fueron los servicios de emergencia del 112 de Murcia los que tuvieron que trasladarse al lugar del accidente. La niña se encontraba atrapada y resultaba muy difícil acceder a ella.

Afortunadamente, los bomberos pudieron rescatarla e inmediatamente fue atendida por los servicios médicos allí trasladados. Fueron ellos los que confirmaron que presentaba un traumatismo leve en el tronco por lo que fue llevada al hospital.