Ambulancia en la puerta de urgencias

Mari, la limpiadora que ayer perdió la vida a manos de un ex que no la dejaba en paz

La mujer de 46 años fue presuntamente asesinada por su exmarido mientras trabajaba

Un terrible crimen machista ha vuelto a conmocionar a nuestro país. Mari Carmen M. V., una limpiadora de 46 años de edad, ha sido presuntamente asesinada por su exmarido mientras ejercía su labor en las escaleras de una mancomunidad de vecinos ubicada en la Avenida de la Constitución, en Torrejón de Ardoz (Madrid).

La víctima fue sorprendida por su exmarido, identificado como Julián P. A, en el rellano del cuarto piso del bloque de viviendas donde cada mañana acudía a desempeñar su trabajo.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

El padre de sus dos hijos le habría asestado siete puñaladas mortales antes de entregarse a la policía y ser detenido por un presunto delito de violencia de género.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Mari Carmen sería la 4º víctima de violencia de género en lo que va de año

El fallecimiento de Mari Carmen a manos de su exmarido, en caso de confirmarse, la convertiría en la cuarta víctima de violencia machista en lo que va de año en nuestro país, sumándose a los terribles asesinatos de Conchi, Alicia y Flor en los últimos dos meses.

La mujer de 46 años ha tenido un trágico final tras sufrir muchos años de amenazas y maltratos por parte del padre de sus hijos, del que había conseguido separarse hace ya tres años.

El matrimonio tenía dos hijos adolescentes, de 21 y 17 años, cuya custodia se habían repartido. Todos vivían en el mismo edificio ubicado al sureste del municipio de Torrejón de Ardoz, a unos 30 minutos a pie del lugar donde fue cometido el terrible suceso.

El presunto asesinato vivía con uno de sus hijos y sus progenitores, ya mayores, en el segundo piso. La víctima, por su parte, residía dos plantas más arriba junto con su otro hijo y un perro. «Ella vivía aquí desde hace 22 años que se construyó el bloque», recuerda una vecina en declaraciones a 'El Español'.

La mujer ya había sufrido amenazas por parte de su expareja y presunto asesino

La convivencia en el mismo bloque ya había puesto de manifiesto la mala relación de la expareja tras la separación por culpa de los celos descontrolados de Julián, que ya había amenazado a la víctima con anterioridad. 

«El marido ya la había amenazado más de una vez, pero hasta que no ha llegado el día, no ha parado. Mira que le dije que se fuera, que vendiera la casa y se fuera con sus padres. Y mira… Ya no se puede hacer nada. Es un horror», señala a 'El Español' otra vecina del edificio madrileño, que hoy luce en su entrada carteles en repulsa del terrible crimen de su vecina.

Sin embargo, el suceso no solo ha conmocionado a los vecinos del bloque donde vivía la familia, que eran conscientes de los problemas de la expareja, sino también del edificio donde Mari Carmen desarrollaba su labor profesional, el lugar del terrible suceso.

La mujer era muy querida en una comunidad donde llevaba cerca de un año realizando mucho más que las labores de limpieza de los rellanos.

Mari Carmen siempre estaba dispuesta a ayudar a los demás, tal y como señala a 'El Español' una vecina con una grave discapacidad que es incapaz de evitar las lágrimas cuando recuerda la bondad y generosidad de la víctima.

«Ella era buenísima, una mujer normal y corriente. Pero ya sabes lo que pasa cuando dos personas se separan y siendo mujer, más todavía», explica al mismo medio de comunicación otra vecina que la conocía bien.

La Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género ya ha informado a través de su cuenta oficial de Twitter que están recabando datos del presunto asesinato por Violencia de Género de la mujer de 46 años en la provincia de Madrid.

«De confirmarse, sería el cuarto asesinato por violencia de género en 2021 y el número 1.082 desde 2003», señala la publicación.