Primer plano de un cordón policial

Jorge y Katherine, la historia de un piloto y una azafata teñida de desgracia en España

Él era un marqués aficionado a la caza, y su ex mujer había empezado una nueva vida junto a otro hombre

El último crimen de violencia de género en España encierra una historia muy personal. Los protagonistas de la tragedia son Jorge, un hombre de 66 años, y su ex mujer, Katherine, de 59. La mató en Somosaguas (Madrid) y luego se quitó la vida.

Jorge y Katherine se conocieron en el trabajo. Ella era una azafata de vuelo británica, y él comandante retirado de una aerolínea española. Se enamoraron, se casaron, y tuvieron tres hijos, pero hace tres años decidieron poner punto y final a su relación. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Katherine se enamoró de otro hombre y volvió con él a Londres. Se desconoce si había denuncias previas por malos tratos, pero la verdad es que la relación entre ella y su ex marido no acabó bien. Y las discusiones seguían siendo frecuentes.

Su historia acabó de forma trágica ayer por la tarde. Fue en la parcela de más de 5.000 metros cuadrados que tenían en la urbanización de lujo de Somosaguas. Dos disparos llamaron la atención de los vigilantes de seguridad de la zona.

Primero la mató y luego se quitó la vida

Cuando se asomaron a la verja de la entrada de la vivienda, nadie respondió. Llamaron al 091, eran las 14.30 horas. Agentes de la Policía Nacional se desplazaron hasta el sitio, y al entrar en la finca se encontraron a los dos muertos en el jardín.

Katherine, una mujer británica de 59 años, yacía sin vida con un disparo en el pecho. Él, un español de 66 años, tenía un impacto de bala en la cabeza. La primera hipótesis es que él la disparó en el pecho, y luego se suicidó.

Todo apunta a que el asesinato se produjo a raíz de una discusión que tuvo lugar en la finca. El caso se investiga ahora como un nuevo caso de violencia de género. Sería la decimonovena víctima del machismo en España en 2021 (17 mujeres y 2 menores).

Somosaguas es una tranquila urbanización ubicada en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón. Los hechos se produjeron en la zona A, donde está ubicada la vivienda. Los vecinos no salían de su asombro.

«Escuchamos disparos, pero no podíamos creernos que fuese eso, pensábamos que eran golpes», asegura una vecina al diario ABC. Y añade: «A él lo veíamos entrar y salir con el coche, ella hacía mucho tiempo que no venía».

Marqués y aficionado a la caza

Jorge venía de la nobleza y era marqués. Había obtenido el título por línea hereditaria, al ser hilo de Camilo Juliá y de Bacardí, Marqués de Juliá. Su padre era un prestigioso abogado y general auditor del Ejército del Aire.

Su madre era María Dolores Díez de Rivera y Guillamas, condesa de Almodóvar. Jorge era también un gran amante de la caza. En casa tenía tres armas con sus licencias, entre las cuales una carabina y dos rifles.

Según gente del entorno, él era un hombre «afable» y nada hacía pensar que podía hacer algo así. Cuando los vecinos vieron aparecer coches de policía, cayeron en la cuenta y lo relacionaron con los disparos. La zona quedó precintada por la policía.

Agentes de seguridad ciudadana trabajaron inicialmente en el caso. Después se hizo cargo el Grupo de Delitos Violentos de Policía Científica y agentes del Grupo de Homicidios. Tratan de esclarecer el móvil del asesinato. 

En la vivienda no había más personas y el arma del crimen es una escopeta hallada junto a los cadáveres. De esta forma tan trágica acabó la historia de amor entre una azafata y un piloto de avión que, al parecer, nunca supo aceptar la separación.

Además de este crimen, la policía trata de resolver la muerte de dos mujeres más. Aún no se ha concluido si la pareja muerta en Ibiza es un asesinato machista, aunque todos los indicios así lo apuntan. También se investiga la muerte de una mujer en Roquetas (Almería).

9 mujeres muertas desde el 9 de mayo

Si se confirman también como víctimas de violencia de género, el número de mujeres fallecidas a manos de sus parejas ascendería ya a 19. Lo más alarmante es que han muerto 9 mujeres por violencia machista desde que acabó el estado de alarma en España.

 

 

Esto significa que desde el 9 de mayo muere una mujer cada tres días a manos de su pareja. El Gobierno se ha comprometido a revisar los protocolos de protección de las mujeres y sus hijos. Pero hay causas más profundas.

Según los expertos, la sangría de mujeres asesinadas tiene que ver con el fin del estado de alarma. Muchos maltratadores sienten que con el fin del confinamiento pierden el control sobre sus parejas. Tampoco puede descartarse un efecto llamada.

En el caso de Katherine, se trata de la cuarta víctima machista en lo que va de año en la Comunidad de Madrid. «Los poderes públicos debemos seguir trabajando unidos y sin descanso», dijo ayer el consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López.