Cordón policial de la Guardia Civil

Jesús y Bessy, la pareja muerta en España que deja una niña de 4 meses

Antonio Manuel, un kamikaze de 48 años, les atropelló tras un discusión en un pub de Canals (Valencia)

Jesús tenía 31 años, Bessy 30, eran naturales de Honduras, y su trágica muerte deja huérfana a una bebé de solo cuatro meses. Los hechos han ocurrido en Canals (Valencia) este fin de semana, cuando un hombre bebido y drogado ha atropellado a los dos jóvenes. Iba a toda velocidad y en dirección contraria.

Antonio Manuel G., de 48 años y natural de Canals, es el kamikaze que atropelló de manera mortal a una pareja de jóvenes la madrugada del domingo. Además, no fue un accidente casual sino que el conductor y la pareja habían discutido momentos antes. Agresor y víctimas no se conocían de nada.

La localidad valenciana de Canals, golpeada por la desgracia, ha decretado tres días de luto oficial. La noticia ha llegado hasta Honduras, en Centroamérica, donde la prensa local se ha hecho eco de la tragedia. El agresor está detenido, y la Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación para depurar responsabilidades.

Una fuerte pelea, el desencadenante

Según ha adelantado el periódico hondureño La Prensa, las víctimas son Jesús Orlando Córdoba (31 años) y Bessy García (30 años). La madrugada del sábado al domingo, a las 02:30 horas, fueron atropellados por un conductor bebido y drogado. El atropello fue intencionado, tras una discusión.

Jesús murió en el mismo lugar del accidente, mientras que Bessy llegó con vida al Hospital Lluís Alcanyís de Xàtiva pero falleció horas después. Todo empezó en un pub del municipio valenciano, donde se encontraban el agresor y las víctimas. No se conocían de nada, pero iniciaron una fuerte pelea.

Fue entonces cuando Antonio Manuel se montó en su coche marca Opel y enfiló a la pareja a toda velocidad. Jesús y Bessy iban andando con una docena de personas más, que no resultaron heridas. El hombre puso el coche a toda velocidad, y arrastró a las dos personas unos 50 metros. 

Exceso de velocidad, bebido y drogado

En el momento del atropello, el coche iba a 80 kilómetros por hora en una vía limitada a 30. No había marcas de frenazos, y el coche acabó debajo del puente de la Avenida Valencia tras llevarse a las víctimas por delante. El hombre dio positivo en alcohol y drogas, y fue detenido por la Guardia Civil.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Sucesos

En cuestión de minutos, el lugar del atropello se llenó de luces de emergencias y testigos muy alterados. Policía Local de Canals y Guardia Civil se desplazaron hasta allí, juntos con efectivos sanitarios del SAMU. No pudieron hacer nada por Jesús, que murió allí mismo debido a las graves lesiones.

Sí consiguieron reanimar a la mujer, aunque acabaría muriendo horas después en el centro hospitalario de Xàtiva. Los dos fallecidos eran pareja y naturales de Honduras, aunque hacía poco que vivían en Canals y tenían una niña de cuatro meses. Ninguna otra persona resultó herida en el accidente.

Tres días de luto oficial

El ayuntamiento de Canals ha decretado tres días de luto oficial en honor a Jesús y Bessy, la pareja asesinada por un kamikaze. La alcaldesa, Mai Castells, se ha pronunciado al respecto. Ha dicho que es “una pena y una injusticia” la muerte de estos dos vecinos que vivían en el pueblo desde hace poco.

La alcaldesa se ha puesto en contacto con la familia de las víctimas para trasladarles el pésame de toda la institución. También les ha ofrecido ayuda, “en todo lo que necesiten y que estimen oportuno”. Muchos vecinos y vecinas han mostrado su consternación en las redes sociales por este suceso.

La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación, y está recabando pruebas de cara al proceso al que se enfrenta el detenido. Lo que se sabe por ahora es que el hombre se bajó del coche tras el atropelló e intentó huir del lugar. Fue interceptado por la Policía Local, gracias a su rápida intervención.

Fue sometido a la prueba de drogas, dando positivo tanto en alcohol como en cocaína y marihuana. También presentaba síntomas de haber bebido, y fue trasladado a un centro de salud para determinar la tasa de alcoholemia. Mientras era detenido, las víctimas agonizaban en el asfalto.