Imagen de Anna y Olivia y el buque Ángeles Alvariño

Los investigadores son pesimistas sobre el cadáver de Anna, la hija pequeña de Tomás

Las labores de búsqueda se han retomado este lunes, tras paralizarse el fin de semana

Después de que el pasado jueves por la tarde se hallara el cuerpo de la pequeña Olivia las labores de búsqueda se han mantenido para encontrar también al de su hermana, Anna.

Pese a ello, no se ha logrado todavía dar con el cuerpo de la niña de solo 2 años. Hay que mencionar que durante el fin de semana las labores de búsqueda se han visto paralizadas.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

El sábado el buque oceanográfico Ángeles Alvariño, encargado de buscar los cuerpos, tuvo que volver al puerto de Santa Cruz de Tenerife por problemas técnicos.

Una avería, por lo tanto, obligó a parar durante unas horas la búsqueda del cuerpo de la pequeña Anna y también la de su padre, Tomás Gimeno.

Tanto el sábado como el domingo se vio interrumpida la búsqueda debido a este suceso. Así pues, la avería se arregló y este lunes se han podido retomar las labores.

No hay grandes esperanzas para hallar a Anna

Pese a haberse retomado la búsqueda varios expertos ya han asegurado que será difícil hallar el cuerpo de la pequeña Anna. Lo cierto es que la Guardia Civil tendría pocas esperanzas.

Según se ha podido saber, la bolsa en la que Tomás Gimeno metió a su hija pequeña para lanzarla al mar estaba rota. Podría haber sucedido que por la raja de la bolsa se hubiera salido el cuerpo de la niña.

Todo esto se ha deducido después de haber hallado junto al cuerpo de Olivia otra bolsa, esta vacía.

Según algunas teorías que ya han salido a la luz, la bolsa se pudo dañar en el momento en el que fue arrojada al mar. Habría sido por el roce con el ancla con la que Tomás tiró los dos cuerpos al agua.

Este hecho puede hacer que encontrar el cuerpo de Anna pueda ser más difícil. De hecho, se ha planteado incluso la posibilidad de que no haya llegado a bajar a la profundidad de 1.000 metros.

Se trata de la profundidad en el mar en la que fue hallado el cadáver de la pequeña Olivia, y alrededor de donde se está buscando a Anna.

Así pues, se prevé bastante difícil conseguir dar con el cuerpo de la hija pequeña. Sobre el padre de ambas, por el momento, no se sabe nada.

Cierto es que la búsqueda se centra ahora en la pequeña, sin embargo, también se busca en el mar el cuerpo de Tomás Gimeno. Cabe decir que no se sabe si podría estar ahí o si el padre habría huido y seguiría vivo tras lo sucedido.

La búsqueda será hasta el miércoles

Otra de las cosas que hacen pensar que puede que no se llegue a dar nunca con el cuerpo de la pequeña es que las labores de búsqueda acabarán el miércoles.

Al parecer, uno de los motivos que llevarían a parar definitivamente la búsqueda si no hay novedades de hoy al miércoles sería el alto coste de las labores.

Cada día que el buque Ángeles Alvariño está trabajando en recuperar el cuerpo de la pequeña Anna o el de su padre cuesta un total de 10.000 euros.

Otro de los motivos sería que las cosas clave que se han hallado ahora en el mar ha sido por puro azar. Tanto el cuerpo de Olivia como la botella de oxígeno que se halló como la funda nórdica fueron encontrados por suerte.

La profundidad y dificultad del terreno en el que hay que buscar hace que no sea nada fácil seguir con la búsqueda.

Así pues, habrá que ver qué sucede en los próximos días con la investigación.