Montaje con foto de niña embarazada

Va al hospital con dolor de barriga y acaba dando a luz con 12 años: su padre, detenido

La menor y su madre desconocían que la pequeña, víctima de abusos sexuales, estaba embarazada

El suceso parece sacado de un guión de cine, pero ocurrió en realidad hace unos días en la provincia argentina de Salta. Una niña de 12 años acudió al hospital con dolor de barriga y acabó dando a luz a un bebé prematuro. La policía detuvo al padre de la menor como presunto autor de abusos sexuales.

Los hechos ocurrieron en el Hospital General Mosconi en Salta, Argentina. La menor llegó al hospital acompañada de su madre, sin saber que estaba embarazada de 34 semanas. Los médicos le dieron la impactante noticia, y la llevaron a la sala de parto para dar a luz a un bebé prematuro.

Tanto la madre como el neonato se encuentran en buena condiciones, a pesar de lo atípico del caso. Una vez recuperados, las autoridades y la madre de la chica cursaron sendas denuncias contra el padre de la menor. Fue la propia progenitora la que desveló los abusos sexuales del padre ante la policía.

Abusos sexuales de su padre

Para sorpresa de madre e hija, los doctores constataron que los dolores eran debidos a un parto prematuro. La gerente del centro, Carolina Serrano, ha explicado que ni una ni la otra conocían la situación de embarazo de la menor. El bebé pesó dos kilos setecientos, y tuvo que recibir servicios de neonatología.

Médicos en el Hospital General Mosconi
Médicos del Hospital General Mosconi, donde ocurrieron los hechos | Cedida

A pesar de las dificultades, tanto la madre como el bebé se recuperaron favorablemente y recibieron el alta. Según denunció la madre, la chica había sido víctima de abusos sexuales por parte de su padre desde 2021. El progenitor habría dejado embarazada a su hija durante las violaciones sistemáticas.

El hombre fue detenido y le atribuyen un delito de abusos sexual agravado por relación de parentesco. En paralelo han sometido al bebé recién nacido a una prueba de paternidad. El test revelará si, tal y como sospechan los investigadores, el padre de la adolescente es a la vez el padre del bebé de su hija.

El hospital cuenta lo ocurrido

Según la gerenta, la niña de 12 años “ingresó por la guardia del centro médico el pasado fin de semana y el médico constató que estaba de parto”. Cuenta que “la madre y la niña lo negaron, pero la paciente estaba de 34 semanas”. Tras dar a luz a una niña, esta fue trasladada al hospital de neonatos. 

▶️ Hallan muertos a una madre de 25 años y su bebé de meses

Al parecer, la actitud de la adolescente y de su madre dan verosimilitud al hecho de que ni una ni la otra conocían lo ocurrido. Tras conocerse la verdad, la madre no dudó en contar la verdad a las autoridades. Según relató, no cabe ninguna posibilidad de que el bebé sea de otra persona que su padre.

El caso se está investigando pero los agentes al mando creen que efectivamente se trata de un caso de abusos continuados. No es la primera vez que ocurre en la provincia de Salta, donde otra niña de 10 años acudió con dolores estomacales y resultó estar embarazada. El motivo fueron también los abusos de su padre.

El drama de los abusos infantiles

El caso de esta niña ha causado una gran consternación en el país y ha sacado a la luz unos datos escalofriantes. Según datos oficiales, solo en la provincia de Salta hubo 122 menores de 15 años embarazadas durante la primera mitad del año pasado. Muchas de ellas fueron víctimas de abusos.

Foto de niña embarazada
Los embarazos infantiles están a la orden del día en Salta | Cedida

La situación es alarmante y no hace más que empeorar con el paso del tiempo, por la falta de medidas de las autoridades. En zonas del país como Salta se han normalizado los abusos infantiles y los embarazos de niñas. A menudo son los propios padres o padrastros los que abusan de las menores.

Hace un tiempo se creó un departamento de atención y acompañamiento de estas chicas. Pero su principal labor es la de asesorar y acompañar a estas menores una vez que se han quedado embarazadas. En cambio, hay una evidente carencia de mecanismos para protegerlas de sus abusadores.