Interior de una cárcel con la silueta de un preso dentro

El hombre que acabó con Ana Elena entra en la cárcel donde trabajan los padres de ella

Puede que incluso la madre de la víctima tenga que hacer su valoración psiquiátrica

El pasado viernes 5 de febrero el cruel destino quiso que la tienda de química de Albolote (Granada) fuera el lugar escogido por un individuo para robar el dinero de la caja. Frente a ella se encontraba Ana Elena, una joven de 29 años que esa fatídica mañana se enfrentó al joven que, visiblemente afectado por alguna sustancia, intentaba hacerse con la recaudación. Ana Elena forcejeó con él recibiendo una apuñalada que terminó con su vida.

El agresor era el hijo del propietario de la tienda

Horas después el presunto asesino fue detenido y llevado a la cárcel donde trabajan los padres de la víctima, ambos funcionarios de prisiones. Una decisión que ha sido recibida con indignación tanto por los vecinos del pueblo como por los funcionarios de prisión.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

En Albolote, en Maracena, los vecinos se han alzado contra la decisión de la administración penitenciaria de meter en la misma cárcel donde trabajan los padres de Ana Elena, a su presunto asesino. Cuando todavía siguen consternados por lo ocurrido, esta decisión ha sido recibida como un duro golpe.

Corrían las 10.30 de la mañana cuando un individuo con evidentes signos de alteración, entró en la  tienda Manufacturas Químicas Aquasol. Su identidad era conocida por todos, ya que se trataba del hijo del propietario, que no suele acudir a la empresa por encontrarse enfermo. Los investigadores apuntan a que el sujeto podría tener algún tipo de enfermedad mental y que ese día también había consumido alguna sustancia estupefaciente.

Ana Elena era la responsable de la empresa desde hace un año y no dudó en enfrentarse directamente con el agresor. Al parecer este entró muy nervioso, tirando cosas y pidiendo a gritos que le diera el dinero de la caja. Ana Elena intentó calmarle y disuadirlo al tiempo que le negaba el acceso a la recaudación, lo que provocó la ira descontrolada del sujeto.

En un primer momento vació un extintor sobre la joven y sacó un arma blanca con el que la apuñaló en repetidas ocasiones, causándole la muerte. Tras lo ocurrido el individuo abandonó la escena y se refugió en casa de su madre donde fue detenido una hora después.

Tras certificarse el fallecimiento de Ana Elena, el detenido pasó a la Comandancia de la Guardia Civil de Granada capital acusado de homicidio y resistencia a la autoridad. Posteriormente fue llevado a prisión provisional.

Asesina a su hija y lo encarcelan en la prisión donde trabajan sus padres

Mientras que la investigación sigue su curso, el agresor permanece en prisión provisional a la espera de una valoración psiquiátrica. La cárcel escogida ha sido la de Albolote, mismo centro penitenciario donde trabajan los padres de la víctima como funcionarios. Para más inri, la psiquiatra es la madre de Ana Elena.

Su padre trabajaba también allí, pero en la actualidad se encuentra en segunda actividad. Ambos progenitores son queridos por sus compañeros de prisión y según apuntan fuentes cercanas a ellos para 'El Español', no entienden la decisión de llevarlo al mismo penal.

«Es inconcebible que, habiendo prisiones como la de Archidona, que está a 40 minutos en coche, hayan mandado al asesino de la chica a la cárcel donde han trabajado siempre los padres de ella. Donde, de hecho, sigue trabajando la madre» explican. Una decisión incomprensible teniendo en cuenta que hay otras opciones: «Archidona es la opción más cercana, pero si no está la de Córdoba, la de Jaén o incluso la de Málaga. Pero a la de Albolote no lo pueden enviar» reiteran.

Lo más seguro es que el agresor no se cruce con el padre de Ana Elena teniendo en cuenta que no trabaja allí, pero a la que puede que sí vea sea a su madre. De hecho, ella trabaja como psiquiatra en el penal y puede que sea la encargada de hacer la valoración psiquiátrica del presunto asesino de su propia hija. Aunque esperan que «eso no suceda».