Montaje en el que aparece un Guardia Civil en el operativo de búsqueda de Esther López

La desconocida hermana de Esther López entra en escena para resolver el caso

El principal sospechoso por la muerte de Esther López estaba muy unido a la familia

La última persona que vio con vida a Esther López fue su amigo Óscar. Viajaron juntos en coche esa madrugada y él la dejó en algún punto de la carretera a las afueras de Traspinedo. Este hombre se ha convertido ahora en el principal sospechoso de su muerte.

Hay varios detalles que no pasan desapercibidos para la Guardia Civil. Ofreció tres versiones distintas de lo que ocurrió aquella noche, como si tratara de despistar a los agentes. Después de trabajar en varias líneas de investigación, ahora vuelven a poner el foco en el vehículo de este chico.

Estuvo con Esther el día de la desaparición y se les vio salir juntos de un bar en compañía de una tercera persona. Se sabe que se montaron en su coche, pero a partir de ahí todo es una incógnita. No se sabe qué pudo suceder con la chica.

De momento, en el citado turismo han hallado células epiteliales de la víctima en la zona externa del maletero. Por ahora, no hay rastros de sangre. Tratan de averiguar si en algún momento pudo cambiar las piezas del vehículo para despistar.

El principal sospechoso acudió esta semana al cuartel de la Guardia Civil para aportar la ropa que llevaba el día de la desaparición. Pero cualquier análisis que se pueda hacer ahora resultará muy complicado, ya que dichas prendas ya fueron lavadas en múltiples ocasiones. Por lo tanto, las posibilidades de hallar algún indicio son nulas.

Foto de Esther López con una en pequeño de Óscar
Esther López viajó en coche la noche de la desaparición con su amigo Óscar. | España Diario

Desde el entorno de Esther López han querido ofrecer su versión sobre la relación que mantenían la joven y Óscar. "No te voy a asegurar nada, pero vamos, creo que este chico no tiene nada que ver", aseguraron a El Programa de Ana Rosa. Continuaba diciendo que "lo conozco de toda la vida y es una persona que dudo que haga una cosa de estas".

Esta persona con la que hablaron en el programa de Telecinco fue más a allá y destapó una información de relevancia sobre el sospechoso. "Es muy amigo de la hermana y me extraña muchísimo. Ya te digo que es una cosa muy rara".

En cualquier caso, los investigadores han encontrado una serie de indicios que podrían inculparle. Saben que su coche puede esconder muchos secretos. En los primeros análisis sorprendió que no se detectaran en los asientos ni una huella ni un pelo de la víctima.

De la muestra tomada en la moqueta del maletero extrajeron un resto biológico muy deteriorado. Después de mucho trabajo consiguieron llegar a la conclusión de que era saliva y que correspondía a la fallecida. Tienen claro que no llegó por transferencia, sino de manera directa sin pasar por ningún objeto intermedio, señala OkDiario.

Montaje con foto de Esther López
El coche en el que viajó Esther está siendo analizado. | La Noticia Digital

El comportamiento del amigo de Esther López resulta muy extraño

El resto biológico de Esther López hallado en el maletero fue perdiendo propiedades que impedían conocer su origen e identidad. Pero no debería ser así cuando se trata de una superficie como el maletero, que permanece protegida de las inclemencias meteorológicas. Encuentran una razón a todo esto, y es que dicha zona fue limpiada a conciencia.

▶️ El Caso de Esther López, a punto de acabar con dos sospechosos finales

El comportamiento de Óscar tras la desaparición de su amiga fue un tanto extraño. En varias ocasiones lavó el coche de forma compulsiva. En un primer instante se pensó que el aspecto que presentaba era debido a que era nuevo, pero saben que acudió a centros de lavado.

Utilizó agua a presión varias veces con algún tipo de objetivo. De hecho, en una ocasión le dedicó a esta labor un par de horas. Esto sirve para explicar los motivos por los que no han encontrado nada de la joven en el coche.

Las dudas sobre el caso de Esther López empiezan a convertirse en certezas. En cuestión de días podría aclararse qué sucedió aquella noche del 12 de enero.